Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

Rectora de la UN promueve "reflexión, convivencia y compromiso social" en respuesta a la "creciente polarización"

Rectora de la UN promueve

La rectora de la Universidad de Navarra, María Iraburu, ha enfatizado la importancia de la reflexión, la convivencia y el compromiso como los pilares fundamentales del espacio universitario, en vista de una fuerte polarización que amenaza con fracturar la sociedad. Estas declaraciones se realizaron durante la ceremonia de apertura del curso académico 2023-2024, que tuvo lugar en el Aula Magna de la universidad.

En el evento estuvieron presentes diversas autoridades, incluyendo la presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, el presidente del Parlamento de Navarra, Unai Hualde, y el arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Francisco Pérez, entre otros.

La ceremonia comenzó con un desfile del cortejo académico, que contó con la participación de 206 doctores. El coro del Seminario Internacional Bidasoa se encargó de la parte musical de la misa y el desfile. Posteriormente, el secretario general Jesús María Ezponda leyó un resumen de la memoria académica del año anterior, y la profesora María Jesús Soto dictó la lección inaugural titulada 'El espejo roto. Filosofía e identidad'.

En su discurso de cierre, la rectora señaló los desafíos que enfrentan las universidades en la actualidad. En primer lugar, subrayó la importancia de la reflexión y advirtió que la universidad no siempre cumple con su papel de ser un espacio de diálogo y pensamiento crítico. Destacó la necesidad de fomentar la reflexión entre los estudiantes y el personal académico.

Además, Iraburu destacó la importancia de la convivencia pacífica y plural en el ámbito universitario. Argumentó que la verdadera convivencia se enriquece con la diversidad, el pluralismo, el diálogo y la participación. Propuso que se reflexione sobre cómo fomentar dicho encuentro universitario en la tarea docente y de mentoría, así como en los encuentros formales e informales con estudiantes y colegas.

Por último, la rectora hizo hincapié en el compromiso social de la universidad y su tarea de servicio a las personas y a la sociedad. Afirmó que la universidad no debe buscar soluciones específicas a los problemas, pero sí contribuir a la paz, la justicia social y la libertad para todos. En este sentido, destacó que vivimos en una época de polarización y enfrentamientos, y que la reflexión, la convivencia y el compromiso son elementos clave para contrarrestar esta atmósfera viciada.

En conclusión, la rectora expresó su gratitud a todos los que forman parte de este proyecto comprometido con la mejora de las personas y el mundo. Reconoció la generosidad de los colaboradores que hacen posible llegar más lejos, así como a todas las instituciones que contribuyen a que la Universidad de Navarra siga siendo un motor de transformación en beneficio de todos.