Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

La Fundación Miguel Ángel Blanco dona material inédito a la Universidad de Navarra.

La Fundación Miguel Ángel Blanco dona material inédito a la Universidad de Navarra.

PAMPLONA, 22 Jun. - La Fundación Miguel Ángel Blanco ha donado a la Universidad de Navarra 43 cajas con documentos, cartas y otros materiales que condensan las muestras de solidaridad generadas a partir del secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco. Se trata de documentos inéditos que han estado guardados en un garaje de Ermua durante 25 años.

Investigadores de la Facultad de Comunicación del centro académico analizarán el archivo y propondrán líneas de trabajo para estudiar y divulgar el impacto que el asesinato tuvo en la sociedad.

La donación se efectuó en septiembre de 2022 y hasta enero de 2023, el Archivo General de la Universidad ha catalogado las más de 40 cajas. Estas contienen cartas de personas anónimas, además de dibujos, telegramas y cartas institucionales; y 3 incluyen objetos conmemorativos de distinta índole, así como documentos y algunos enseres personales de Miguel Ángel Blanco, como su maletín personal o calendarios y carteles de su grupo musical favorito 'Héroes del Silencio', entre otros.

Charo Sádaba, decana de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, ha explicado que "el archivo es otra prueba más de la solidaridad que generó el asesinato de Miguel Ángel Blanco en la sociedad española". "Es una responsabilidad y un honor para la Facultad de Comunicación custodiar y analizar este material, que servirá como antídoto contra el olvido", ha dicho.

Por su parte, Cristina Cuesta, directora de la Fundación Miguel Ángel Blanco, ha destacado: "Hemos encontrado el lugar idóneo para poder realizar un sueño: que la memoria de Miguel Ángel Blanco, su significado social, ético y político, venzan al olvido y sigan inspirando a nuevas generaciones. Preservar lo que aprendimos juntos aquellos días de julio de 1997 imborrables y poder compartirlo con la sociedad es un objetivo que empieza a verse cumplido de una manera solvente".

"El secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco en 1997 constituye uno de esos acontecimientos esenciales para la configuración de la memoria colectiva: la gran mayoría de los ciudadanos que lo vivieron recuerda dónde estaba o qué hacía cuando lo mataron", ha indicado María Jiménez, investigadora principal del proyecto, quien ha añadido que "este es un archivo de dolor, pero cuando acabemos la investigación es probable que nos demos cuenta de que este es también un archivo de la esperanza, de la movilización social y del compromiso cívico que condensa un momento muy concreto, pero decisivo de nuestra historia reciente".

"A menudo se afirma que el asesinato de Miguel Ángel Blanco cambió la historia y este archivo es el reflejo colectivo y a la vez individual de ese cambio. Cada una de las cartas y mensajes muestran que el secuestro y asesinato de Miguel Ángel llegó a lo más profundo de muchas personas, que influyó en su percepción del terrorismo, que las llevó a movilizarse en público y a llorar en privado. Las cartas reflejan que ya nada volvió a ser igual", ha señalado María Jiménez, que ya ha podido revisar algunos de los materiales del archivo, inéditos hasta ahora.

Según ha añadido, "este archivo también refuerza nuestra convicción de que Miguel Ángel Blanco es un referente memorialístico en España". "Su figura constituye un punto de encuentro colectivo y en un contexto de polarización creciente, establecer nexos y espacios de concordia puede ayudar a contrarrestar discursos radicales. Asimismo, la difusión del contenido del archivo puede contribuir a contrarrestar el desconocimiento y a que la historia de Miguel Ángel Blanco sea una puerta desde la que los jóvenes puedan asomarse a la historia", ha comentado.

El equipo de investigación ha diseñado un proyecto de dos años de duración que, de momento, cuenta con la financiación de la Fundación Víctimas del Terrorismo, tras concurrir a su convocatoria nacional de subvenciones. El Archivo General de la Universidad, una vez concluida la fase de clasificación, comenzará un proceso de digitalización y catalogación. Y desde la Facultad de Comunicación se iniciarán las fases de investigación y divulgación.

El pasado 13 de julio se cumplieron 25 años del asesinato de Miguel Ángel Blanco por la organización terrorista ETA. Su secuestro y asesinato tuvieron un gran impacto en la sociedad, que se movilizó de forma masiva y sentó la bases de lo que después se conocería como 'el espíritu de Ermua'.

La donación de este archivo, han explicado, es el colofón del aniversario, un proyecto que abordará las muestras de afecto y solidaridad que recibió la familia Blanco Garrido de personas anónimas de toda España.

El grupo de investigación 'Narrativa, violencia y memoria' se encargará de la clasificación y la investigación de los materiales del archivo. Se trata de un grupo interdisciplinar cuyo objetivo es investigar los testimonios de las víctimas, la representación de la violencia y el discurso de odio y la radicalización y la construcción de la memoria, ha informado la Universidad de Navarra.

La incorporación de este archivo a la Universidad y, con él, el inicio de un proyecto de investigación de la Facultad de Comunicación, suma una línea más en el trabajo que, desde hace más de una década, realizan profesores e investigadores de la Facultad de Comunicación y, también ahora, del grupo de investigación 'Narrativas, violencia y memoria'.