Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

La central de calor de la Txantrea reducirá significativamente emisiones de gases.

La central de calor de la Txantrea reducirá significativamente emisiones de gases.

La presidenta de Navarra, María Chivite, ha resaltado el progreso en la lucha contra el cambio climático con la nueva central de calor que funciona con biomasa forestal en el barrio de la Txantrea en Pamplona. Esta iniciativa permitirá reducir en un 80% las emisiones de gases a la atmósfera.

La inauguración de la instalación, promovida por Nasuvinsa y operada por el grupo ENGIE a través de su filial Districalor en Navarra, contó con una inversión de 13,8 millones de euros. Esta central proporcionará calefacción y agua caliente a 4.500 viviendas y varios edificios públicos.

En el evento de apertura estuvieron presentes la vicepresidenta del Ejecutivo foral, los consejeros de Navarra, el alcalde de Pamplona, la alcaldesa de Burlada, el director gerente de Nasuvinsa, así como representantes de las empresas Nasuvinsa y Engie.

María Chivite destacó que este proyecto refleja el sólido compromiso de Navarra contra el cambio climático y los objetivos de descarbonización. Además, mencionó que brindará una mayor independencia energética a través de recursos locales, reduciendo la exposición de los ciudadanos a la volatilidad de los precios energéticos.

La presidenta mencionó que esta central y su red de conexión son una iniciativa pionera en Navarra y una de las primeras en España. La consideró un ejemplo de economía circular fundamental para modificar procesos insostenibles y preservar el planeta.

Actualmente, la central de calor beneficia a 2.000 viviendas en la Txantrea y ya está conectada con tres edificios públicos. Se prevé incorporar más viviendas y establecimientos a la red de calor en el futuro.

La capacidad total de la central se ampliará en una segunda fase para atender la demanda de 4.500 viviendas. La inversión inicial de 10,7 millones de euros fue financiada en parte por Nasuvinsa y el resto por ENGIE.

La central está equipada con instalaciones de astilla de madera y cuenta con una potencia instalada que se incrementará en la próxima fase. El proceso de producción de calor se lleva a cabo de manera sostenible y local, reduciendo significativamente las emisiones de CO2.

La presidenta Chivite destacó que el uso de biomasa local y sostenible impacta positivamente en el entorno, beneficiando a los bosques, generando ingresos locales y creando empleo. Se estima que esta iniciativa evitará la emisión a la atmósfera de miles de toneladas de CO2 al año.

Esta central de calor forma parte del plan Efidistrict Txantrea para la rehabilitación energética y regeneración urbana, que ha permitido intervenir en miles de viviendas en el barrio. Esta regeneración urbana ha sido posible gracias al acompañamiento de Nasuvinsa a las comunidades de propietarios, así como a la financiación de diversos proyectos europeos y convenios locales.