Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

Txapote en juicio por intento de atentado con explosivos.

Txapote en juicio por intento de atentado con explosivos.

La Fiscalía pide 53 años y 8 meses de cárcel para García Gaztelu y 52 años para otros dos etarras

MADRID, 5 May.

La Audiencia Nacional se prepara para juzgar al terrorista Francisco Javier García Gaztelu, conocido como 'Txapote', por haber dado órdenes en el año 2000 a Asier Arzallus Goñi, alias 'Santi', y Aitor Aguirrebarrena Beldarrain, conocido como 'Peio', de colocar un explosivo en una vivienda en Cintruénigo (Navarra) con la presunta intención de asesinar a un guardia civil.

Por estos crímenes, la Fiscalía solicita una condena de 53 años y 8 meses de prisión para 'Txapote' como "autor por inducción" de dos intentos de asesinato y un delito de estragos terroristas, en tanto que para 'Santi' y 'Peio' se piden 52 años de cárcel como autores de dichos delitos, según se detalla en el escrito de conclusiones provisionales.

Según la acusación, los dos etarras, siguiendo las instrucciones de 'Txapote', colocaron un artefacto explosivo en una jardinera en la ventana de una vivienda para atentar contra un miembro de la Guardia Civil.

Aunque ETA creía que vivía un guardia civil en esa casa, en realidad en el momento del intento de ataque (noviembre de 2000), la vivienda estaba ocupada por una mujer y un niño pequeño, sin relación con las fuerzas de seguridad.

De acuerdo con la Fiscalía, el artefacto explosivo estaba dentro de una fiambrera de plástico colocada en la jardinera, junto con dos chapas metálicas y 10,4 kilogramos de explosivos 'titadyne' para causar daño al explotar.

El dispositivo explosivo estaba disfrazado con tierra y plantas para no levantar sospechas y tenía un sistema de retardo con un reloj Casio como interruptor, según el escrito de conclusiones provisionales.

La acusación destaca que en dos ocasiones (9 y 12 de noviembre de 2000) un individuo no identificado en nombre de ETA llamó al periódico 'Gara' en San Sebastián para alertar sobre el artefacto explosivo. La banda se atribuyó el atentado en su boletín interno y un comunicado en 'Gara' en enero de 2001.

El artefacto no llegó a detonar debido a un fallo eléctrico y fue descubierto el 28 de enero de 2001 y desactivado por la Guardia Civil. La Fiscalía argumenta que, de haber estallado, habría causado la muerte de los ocupantes de la vivienda y daños graves en la casa.

Por estos crímenes, José Ignacio Guridi Lasa, miembro de ETA, ya fue condenado a 52 años de prisión. 'Txapote', 'Santi' y 'Peio' ya han sido condenados previamente por otros delitos relacionados con explosivos, colaboración en organización criminal y terrorismo.