Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

El perfil de usuarios de París 365 experimenta un cambio tras la pandemia, con mayor presencia de jóvenes migrantes según informe destacado.

El perfil de usuarios de París 365 experimenta un cambio tras la pandemia, con mayor presencia de jóvenes migrantes según informe destacado.

PAMPLONA, 1 Dic.

El comedor social París 365 ha alertado sobre un cambio en el perfil de las personas que utilizan el comedor desde que comenzó la pandemia. Aunque todavía atendemos a personas de edad avanzada que nacieron en Pamplona o que han vivido en la capital navarra durante muchos años, ahora también hay un gran número de personas jóvenes, especialmente procedentes del Magreb.

Según el comunicado del comedor, los jóvenes locales tienen redes familiares que les permiten no caer en la exclusión severa en la que generalmente se encuentran los jóvenes migrantes, que a menudo llegan antes de cumplir la mayoría de edad.

Además de la alimentación y la ropa, desde el comedor social también se les ayuda con el ocio. En 2022 surgió la iniciativa de crear un equipo de fútbol formado por usuarios del comedor, muchos de ellos en situación de calle. Los vestuarios y el seguro médico garantizaban la higiene y la atención sanitaria.

Después de un año exitoso, el equipo ha anunciado la creación de la asociación Aelia, que se encargará de gestionar el equipo a partir de ahora. De esta manera, París 365 puede centrarse en su función principal y también puede presumir de ser el punto de partida de un nuevo proyecto de ocio, tan solo un año después de la maravillosa experiencia del grupo de teatro formado por personas usuarias.

En este contexto de crisis, París 365 necesita una mayor financiación social para seguir haciendo realidad su proyecto. Se puede hacer una donación puntual o convertirse en socio a través de su página web www.paris365.org, con una cuota mínima de 20 euros al año.

Según han enfatizado, los indicadores de pobreza en Navarra muestran una imagen autocomplaciente, pero quienes viven en la pobreza en Navarra son igual de pobres que en otras comunidades autónomas. Además del coronavirus, también se deben tener en cuenta factores externos como la guerra de Ucrania o los flujos migratorios, así como las leyes de Extranjería o Vivienda y la dificultad de acceso a los recursos públicos por parte de las personas en situación de exclusión social.

Según su opinión, las soluciones dependen de la voluntad política. A pesar de todas las dificultades, en 2022 fueron capaces de cubrir las necesidades básicas de alimentación y vestimenta de la mayoría de las personas que acudieron a París 365 en busca de ayuda.

Sin embargo, París 365 tiene la vocación de desaparecer y, fuera de su comedor y despensa solidaria, el horizonte de justicia social se ha alejado aún más en 2023. En el actual contexto de crisis, sus recursos no permiten atender toda la demanda de personas abandonadas por el sistema público. Pero en París 365 no tienen la intención de crecer, sino todo lo contrario. Su papel es tapar los agujeros del sistema público mientras denuncian sus carencias.

En el último año, han visto cómo cada vez más personas viven en la calle, por lo que se han centrado en la problemática del empadronamiento. El padrón es la llave para acceder a muchos de sus derechos más básicos, como el permiso de residencia y trabajo, el pasaporte, el permiso de conducir, las ayudas económicas, los servicios médicos y el derecho a voto.

A menudo, las políticas públicas se enfocan en el efecto llamada en lugar del efecto acogida, dejando a las personas con alquileres irregulares o en situación de calle en los márgenes del sistema. Sin embargo, la realidad demuestra que las personas migrantes eligen su destino en función de múltiples factores, como las ofertas de empleo, el idioma o las diásporas.

Los datos también desmienten la idea de que solo se pueden ofrecer ayudas en municipios con poca migración. Por ejemplo, en Barcelona, donde el Ayuntamiento es un referente en el modelo de empadronamiento activo, el 22% de la población es migrante, mientras que en Pamplona solo es el 11%.

En este contexto, la solidaridad se limita principalmente a cubrir las necesidades básicas debido a la falta de recursos. En París 365, su principal objetivo es garantizar una alimentación digna, pero a veces el voluntariado emprende acciones más allá de eso, especialmente con los usuarios jóvenes migrantes, que necesitan una motivación extra para mejorar sus vidas.