Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

"El Gobierno de Navarra considera implementar una agencia de verificación y un código ético en el Parlamento"

La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, y el presidente de la Cámara foral, Unai Hualde, se han reunido este viernes en el Palacio de Navarra para estudiar herramientas para "fortalecer la calidad democrática" y contra los "discursos de odio" y "deslegitimadores" de las instituciones. Entre otras iniciativas, se ha planteado la posibilidad de contar en Navarra con una agencia de verificación y se ha anunciado un proyecto de código ético en el Parlamento foral que se analizará en comisión o en una ponencia.

María Chivite ha explicado que esta reflexión se produce en "un contexto de crecimiento de insultos, polarización, discursos de odio, mentira y desinformación en los discursos", lo que hace necesario "impulsar herramientas desde las instituciones y con la sociedad para mejorar la calidad democrática, afianzarla, preservarla de los intentos de deslegitimación y de retrocesos y recortes en derechos y libertades".

Un debate, ha señalado, que "no se circunscribe sólo a Navarra y España sino que está en todo el mundo" y "nuestro compromiso es actuar en el marco de nuestras competencias y nuestras capacidades con rotundidad y con compromiso".

Así, ha trasladado a Hualde la necesidad de que el Parlamento foral avance en la elaboración de un código de conducta". "Últimamente hemos asistido a hechos y a expresiones en el ámbito parlamentario que creo que no se pueden consentir", ha lamentado Chivite, que ha opinado que "se ha cruzado una línea roja del respeto institucional y del respeto a lo que representa el Parlamento, que es la cámara de representación de todos los navarros". Por ello, ha llamado al "respeto en el debate parlamentario, porque una cosa es discrepar y otra cosa es faltar el respeto".

Por otro lado, ha avanzado que el Ejecutivo foral esta analizando con diferentes "entidades expertas" contra en Navarra con una agencia de verificación como "un buen instrumento para combatir la desinformación". "Estamos analizando los modelos y su funcionamiento y eficacia, pero nos parece un camino interesante que vamos a seguir explorando", ha indicado. Una agencia, ha aclarado, que no será una empresa pública.

Además, la presidenta ha explicado que el Gobierno está a la espera de conocer el criterio del Consejo de Transparencia para la modificación de la Ley de Transparencia; ha recordado que Navarra ha sido seleccionada para formar parte de la Alianza de Gobierno Abierto; y ha destacado "vamos a elaborar todos los años un informe de rendición de cuentas para que la ciudadanía conozca cómo vamos en el cumplimiento de nuestros compromisos con el conjunto de la ciudadanía".

Un camino, ha remarcado Chivite, que "queremos recorrer conjuntamente con las principales instituciones porque lo que está en juego es nuestor modelo de sociedad". Ha recalcado que "queremos conbatir la desinformación, no la información, que un derecho constitucional imprescindible en una sociedad democrática" y que "debe ser veraz y contrastada".

María Chivite ha llamado valorar "el enorme avance y el magnífico lugar en el que estamos gracias a un trabajo democrático de muchísimos años, porque sólo así entenderemos que el retroceso es posible y que el avance de la ultraderecha, con el apoyo de la estrategia de la desinformación" buscan "retroceder, deslegitimar las instituciones y empeorar nuestra calidad democrática". "Creo que estamos a tiempo de seguir activando herramientas para evitar ese deterioro que, de producirse, implicaría peor democracia y sin duda peor calidad de vida", ha advertido.

María Chivite ha considerado que "hay que bajar el tono del debate, ser más respetuosos, y cuando hablo me incluyo a mi misma y mi formación política". "Habré podido elevar el tono, ser más vehemente, pero el insulto no", ha remarcado la presidenta, que ha llamado a que "alejemos el insulto del ciudadano".

En la misma línea, el presidente del Parlamento de Navarra, ha llamado a "reflexionar conjuntamente vías para impulsar un camino de fortalecimiento democrático de nuestras instituciones" y ha expresado su compromiso de "trabajar de forma conjunta" en este sentido con herramientas para "combatir la desinformación, rebajar la crispación en el debate político, reducir la polarización, combatir los discursos de odio" y "mejorar la calidad democrática, la transparencia y la rendición de cuentas".

Según ha explicado, el Parlamento de Navarra trabaja en tres líneas con este objetivo. Por un lado, ha recordado que con el reglamento de la Cámara aprobado esta legislatura se han implementado mecanismos que "han aumentado la transparencia y las vías de control democrático por parte de los parlamentarios a los miembros del Gobierno de Navarra". Lo que sitúa a la Cámara foral "a la vanguardia de los parlamentos autonómicos del Estado en cuanto a mecanismos de información".

Por otro lado, ha señalado que, en el marco de los convenios de colaboración del Parlamento con las universidades, se van a trabajar "temas relacionados con el fortalecimiento democrático de las instituciones ante la sociedad frente a los riesgos de la desinformación y de los discursos deslegitimadores".

Hualde ha recordado que este nuevo reglamento contempla la creación de un código ético. Al respecto, ha avanzado que, tras la labor de los servicios jurídicos de la Cámara, en los próximos días llevará una propuesta de código ético para que pueda ser estudiada en la Comisión de Reglamento o en una ponencia parlamentaria. Un código de conducta que incluirá un apartado de infracciones y sanciones "a los que esperamos que no haya que recurrir".

Tal y como ha explicado, contendrá "una serie de normas de comportamiento para los miembros de la Cámara en el ejercicio de su cargo" y contempla "cuestiones como el deber de cumplir las obligaciones del cargo y el deber de respetar también las normas de orden, cortesía y disciplina parlamentaria". También ejercer el cargo conforme a principios como "integridad, honestidad, transparencia, la responsabilidad y el respeto a la ciudadanía y a la institución parlamentaria", entre otras cuestiones.

Hualde ha señalado que "la legislatura pasada nos vanagloriábamos de que el clima tenso" a nivel nacional "no había llegado a nuestro Parlamento foral" pero "esta legislatura no podemos decir lo mismo y hemos vivido varios episodios lamentables". "Tenemos que comportarnos dando ejemplo a la hora de hablar, de mantener unas mínimas formas de educación, de respeto e imagen en el debate que lamentablemente se ha perdido en algunas ocasiones en sesiones parlamentarias por parte de algunos miembros de la Cámara", ha lamentado. "No se puede hablar en el debate parlamentario como en una tasca", ha añadido.

El presidente del Parlamento ha apelado a la "autorresponsabilidad" de cara representante parlamentario "cuando hace uso de la palabra en la tribuna o desde su escaño". También a hacer un uso de las redes sociales o intervenciones en los medios con "un ejercicio de mesura, de respeto y de abandonar discursos de deslegitimación democrática".