• lunes 03 de octubre del 2022
728 x 90

Una doctora del HSJD apunta que el Covid persistente es "un inconveniente poco a poco más recurrente y reconocido"

img

Resalta la "heterogeneidad" de su sintomatología tal como la necesidad de consultas "multidisciplinares"

PAMPLONA, 13 Ago.

Virginia Pérez Hernández, jefe clínico de la Unidad de Subagudo y Unidad de Crónico y Pluripatológico del Hospital San Juan de Dios (HSJD) ha señalado que "este es un inconveniente poco a poco más recurrente y reconocido sobre el que se está preparando un considerable volumen de publicaciones". "Se ha visto que hasta un diez-15% de los pacientes COVID-19 tienen la posibilidad de desarrollarlo y el porcentaje puede ser aun mayor", apunta.

El Síndrome COVID-19 persistente se define como "un grupo muy diverso de síntomas que persisten tras una infección confirmada por SARS CoV-2 que tienen dentro fatiga, disnea, mal torácico, palpitaciones, síntomas gastrointestinales, confusión mental, ansiedad y depresión", enseña en un nota el Hospital San Juan de Dios.

Pérez apunta que este síndrome "no semeja tener una clara relación" con la gravedad en la etapa aguda de la patología. De hecho, aseguró que "la verdad es que puede perjudicar tanto a pacientes leves, aun asintomáticos, como a enfermos graves que han requerido hospitalización".

En un intento de unificar criterios, el National Institute for Health and Care Excellence ha creado una sucesión de definiciones "por las que llamamos COVID-19 agudo a la etapa que dura normalmente hasta 4 semanas desde la aparición de los síntomas y COVID-19 postagudo a la etapa temporal que llenan las 4 semanas siguientes desde el principio de los síntomas".

Perez Hernández aclara que esta segunda etapa "abarca por su parte 2 términos: el que llamamos COVID-19 persistente o Long Covid, con síntomas mantenidos entre 4 y 12 semanas tras la infección aguda sin vida de daño orgánico irreversible y que se destaca en mujeres cerca de 40 años, y el llamado Seculas articulo-COVID-19, con síntomas derivados de daño estructural orgánico y que tiende a estar con relación a antecedentes de COVID-19 agudo grave, prevaleciendo en hombres cerca de los 70 años".

La doctora ha señalado que el síndrome Covid-19 persistente se caracteriza pues su sintomatología "es muy heterogénea y multisistémica y abarca síntomas en general (astenia, fatiga, febrícula, escalofríos, anorexia, sudoración), respiratorios (disnea, tos seca, opresión torácica, expectoración, odinofagia, laringoespasmos), cardiacos (palpitaciones, mal torácico, hipotensión, síncope, taquicardia/bradicardia), neurológicos (cefalea, parestesias, anosmia, disgeusia, inestabilidad, deterioro cognitivo, vértigo), digestibles (diarrea, mal abdominal, náuseas/vómitos, dislipemia, pirosis, flatulencia), coagulación (hematomas, petequias, microtrombosis), otorrinológicos (acúfenos, vértigos, hipoacusia), oftalmológicos (diplopia, visión turbia, ojo seco, fotofobia) dermatológicos (urticaria, prurito, rash, alopecia, caída de uñas, úlceras), endocrinos (hiperglucemias, modificaciones tiroideas) y sicológicos (ansiedad, depresión, apatía, fobias, distima, insomnio, T. agobio postraumático)".

Por este fundamento, ha considerado preciso establecer "consultas multidisciplinares" monográficas articulo-COVID-19, "y en verdad se están formando esta clase de consultas en varios centros hospitalarios. Esto nos deja controlar la evolución del tolerante de manera óptima y prestar el más destacable manejo viable".

Sobre la evolución de este síndrome, la doctora resalta que, en términos en general, "se aprecia una inclinación a la mejora espontánea, si bien es bien difícil detallar el porcentaje de pacientes que mejoran y el tiempo preciso para lograrlo".

Otro aspecto estudiado es el efecto de la vacunación sobre este síndrome. "Ciertos estudios prospectivos señalan que la vacunación contra el COVID-19 podría generar una mejora importante de los síntomas persistentes, pero aún faltan datos para lograr corroborar esta teoría", enseña.

Sobre los tratamientos a utilizar, la doctora señala que "hay múltiples ensayos clínicos, tanto nacionales como de todo el mundo, tratando dar conclusiones". Sin embargo, "en la actualidad no se tiene ningún régimen concreto para este síndrome con lo que, por el momento, se están utilizando tratamientos sintomáticos". Sí se ha detectado, destaca, "la necesidad de prestar acompañamiento psicológico y sensible, al unísono que sugerir los servicios multidisciplinares de rehabilitación con terapia ocupacional y fisioterapia para estos enfermos".

Más información

Una doctora del HSJD apunta que el Covid persistente es "un inconveniente poco a poco más recurrente y reconocido"