• lunes 03 de octubre del 2022
728 x 90

Salud Pública establece la alarma naranja por elevadas temperaturas desde este miércoles en Navarra

img

Se prevé que se superen los umbrales establecidos de temperatura mínima (18ºC) y máxima (36ºC) hasta el viernes

PAMPLONA, 2 Ago.

El Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN) ha habilitado la alarma naranja o de peligro medio para la salud por elevadas temperaturas en toda la Comunidad foral desde este miércoles, 3 de agosto, excepto la Ribera del Ebro donde se prevé que sea amarilla o de peligro bajo el jueves, según las previsiones facilitadas por el Ministerio de Sanidad y la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

En una publicación oficial, desde Salud laboral se reitera que la relevancia de eludir ocasiones que logren producir agobio térmico por calor en el ámbito laboral.

La alarma naranja de hoy se prevé que dure tres días para la Comunidad Foral, donde se superarán los umbrales de temperatura mínima (18ºC) y máxima (36ºC) miércoles, jueves y viernes. Sin embargo, la región de la Ribera del Ebro va a estar en alarma amarilla el jueves, 4 de agosto, donde se superarán los umbrales de temperatura mínima y máxima que corresponden a esta región, con mucho más de 21ºC y de 36ºC, respectivamente.

La duración de la alarma puede alcanzar en función de próximas previsiones meteorológicas. Ante esta situación, el Gobierno de Navarra recomienda a la población protegerse del sol, hidratarse con mucho más continuidad, aun sin sensación de sed, y eludir llevar a cabo las ocupaciones físicas mucho más profundas a lo largo de las horas centrales del día (12 a 17), en especial la gente mayores, menores, población trabajadora y personas con patologías crónicas.

Además de esto, Salud Pública sugiere buscar los sitios mucho más frescos en los domicilios, darse duchas o baños fríos y ventilar la vivienda en el momento en que refresque. Y, si es imposible mantenerse en el hogar, asistir a sitios climatizados.

Las señales por salud y elevadas temperaturas forman una parte del plan de prevención que se activó el mes pasado de junio y se lleva a cabo hasta finales de septiembre.

En el trabajo, las sugerencias del servicio de Salud Laboral del ISPLN para eludir ocasiones de agobio térmico por calor son, por ejemplo, planear los trabajos programando las tareas mucho más pesadas en instantes con menos calor y estableciendo ciclos de trabajo y reposo; garantizar en interiores el preciso desempeño de la climatización y ventilación; y, en exteriores, activar zonas de sombra y puntos de hidratación.

Es de "particular relevancia" que, a lo largo de estos días, se extremen las medidas precautorias concretas para la gente trabajadoras en especial atacables al calor (por carecer de aclimatación, anomalías de la salud crónicas, trabajadoras embarazadas, etcétera.).

Los trabajadores, por su lado, deben comunicar a la persona responsable si en algún momento tuvieron problemas médicos por el calor. Y, a lo largo de la jornada de trabajo, amoldar el ritmo de trabajo a su tolerancia al calor, reposar en sitios frescos múltiples ocasiones durante la día, cesar la actividad si aprecian los síntomas anteriores a un golpe de calor (calambres, mareos, piel fría y mojada de sudor, fatiga excesiva, náuseas, etcétera.) y resguardar la cabeza del sol, por ejemplo acciones precautorias.

Más información

Salud Pública establece la alarma naranja por elevadas temperaturas desde este miércoles en Navarra