• miércoles 28 de septiembre del 2022
728 x 90

Reconocido por expoliar a un joven haciéndose pasar por una banda de sicarios

img

PAMPLONA, 27 Jul.

La Guardia Civil de Navarra puso predisposición de la autoridad judicial en calidad de investigado a un vecino de Hospitalet de Llobregat (Barcelona) de 26 años como presunto creador de un delito de extorsión a un joven de 18 años.

La investigación se inició tras la presentación de una demanda en la Oficina de Atención al Ciudadano de la Guardia Civil de Mendavia. En su declaración, el joven de 18 años manifestó recibir amenazas telefónicas para abonar dinero tras haber contactado con una mujer por medio de una web de citas, según informó la Guardia Civil en una publicación oficial.

Los mensajes que recibía la víctima, por medio de una app telefónica, procedían desde distintas números de teléfono, identificándose como una banda de sicarios y en los que le demandaban una proporción de dinero por incordiar a una de sus usadas. Los teóricos sicarios conminaron de muerte a la víctima si no abonaba el dinero.

Una vez recibidas las amenazas, la víctima efectuó hasta cinco pagos de distintas proporciones para agradar las peticiones de los extorsionadores. Fueron cinco los capital en tanto que toda vez que abonaba la cantidad, le volvían a reclamar mucho más dinero, consiguiendo la proporción de 6.500 euros.

Con el progreso de la investigación se consiguió la identificación de la persona que presuntamente hacía las amenazas por medio de una app telefónica de correo instantánea desde distintas móviles. Esta persona resultó ser un hombre de 26 años, vecino de Hospitalet de Llobregat.

Se le ha atribuido a esta persona la autoría de las distintas amenazas, con lo que fué puesto predisposición del Juzgado de Guardia de Estella en calidad de investigado como presunto creador de un delito de extorsión.

Ante estas ocasiones, la Guardia Civil sugiere mucha precaución con llamadas entrantes con prefijos extraños o numeración esconde. Una vez atendida una llamada de extorsión, hay que sostener en todo instante tranquilidad y tranquilidad; oír y dejar charlar al interlocutor, grabando la charla si es viable, y no hacer más simple jamás a lo largo de una llamada datos personales, familiares, de localización o de contacto.

La víctima no debe llevar a cabo jamás por su cuenta pagos monetarios o distribución de efectos de valor requeridos por el extorsionador y no debe dudar en recortar la comunicación, puesto que probablemente desistirán y procurarán otra viable víctima.

Asimismo, se sugiere redactar rápidamente todo cuanto se recuerde y denunciar siempre y en todo momento los hechos a la Guardia Civil u otras policías.

Más información

Reconocido por expoliar a un joven haciéndose pasar por una banda de sicarios