• viernes 3 de febrero del 2023
728 x 90

Ramón Andrés, Premio Príncipe de Viana en 2015, dona su legado reportaje al Archivo de Navarra

img

PAMPLONA, 30 Dic.

El ensayista, editor, poeta y estudioso de la música Ramón Andrés (Pamplona, 1955), quien consiguió el Premio Príncipe de Viana de la Cultura en 2015, hizo donación últimamente al Archivo Real y General de Navarra de su fondo personal, integrándose en su programa de Archivo de la Música y de las Artes Escénicas, donde va a ser objeto de estudio y de ideas de difusión como parte miembro del patrimonio reportaje de Navarra.

Habida cuenta de que Ramón Andrés está hoy día en medio de una actividad de creación desde su vivienda en Elizondo, la fórmula elegida para la donación ha consistido en una articulación en fases. Así, ahora mismo la donación se ha concretado en una exhibe importante de su producción intelectual, sobre la que se creó el Fondo Ramón Andrés en el Archivo Real y General de Navarra.

Una vez constituido el Fondo, la parte sobrante de su legado va a llegar al Archivo en consecutivas entregas, de conformidad con la intención del donante y mientras persista su actividad autora, explicó en un aviso el Gobierno de Navarra.

El fondo donado al Archivo Real y General de Navarra se constituye de distintas tipologías reportajes, organizados en cinco entidades de instalación, como exhibe identificativa de la composición y calidad del mismo y su interés para el software de Archivo de la Música y de las Artes Escénicas impulsado por el Archivo Real y General de Navarra.

Así, en el legado están fuentes bibliográficas, dibujos, publicaciones periódicas, monografías, bocetos y ediciones de publicaciones, proyectos de publicaciones, contenidos escritos de charlas, música notada y también impresa (ciertas con dedicatorias), poesías, guías de audición, muestras, apuntes, análisis musicales, cartas de recomendación, certificados, correo, contratos, facturas y abonos, inventarios, notas, prensa (catálogos, comentarios, entrevistas, críticas y otras publicaciones), programas de mano, documentos audiovisuales y fotografías.

En conformidad con las informaciones del acuerdo de donación, adjuntado con la compromiso de asegurar la conservación del legado, el Archivo Real y General de Navarra consigue el deber de fomentar tanto su difusión, mediante ocupaciones de mediación cultural y pedagógicas, como la investigación científica, procurada mediante la web del programa de Archivo de la Música y de las Artes Escénicas de Navarra - AMAEN.

Ramón Andrés domina una pluralidad de campos artísticos, científicos y profesionales de los que es referencia, más allá de que muestran en su mayor parte el denominador común de la música.

Entre 1974 y 1983 ejercitó su primera actividad profesional como artista, basado en el repertorio medieval y renacentista, con instrumentos viejos. En dicho periodo actuó en esenciales festivales de España y Francia, y en 1981, patrocinado por el Ministerio Español de Asuntos Exteriores, dio recitales en ciudades como París, Copenhague, Londres, Múnich, Viena o Nápoles. En fecha tan temprana como 1983, creó un departamento vanguardista de música vieja en una escuela musical de Barcelona, donde dieron clases profesores de la talla de Bob van Asperen, Robert Clancy y Hopkinson Smith.

Lector en la Universidad de Nápoles entre los años 1988 y 1989, fué asesor, colaborador y directivo de varios proyectos editoriales, en parte importante relacionados con la divulgación musical y literaria. En 2002 inició su etapa como directivo de la compilación De música, de la editorial Paidós. Fue coordinador del consejo editorial de la gaceta de música vieja Goldberg (2004-2007) y integrante principal creador de Archipiélago. Cuadernos de crítica de la civilización (1987-2009), publicación donde manifestó también sus talentos de escritor.

Entre sus libros mucho más señalados se puede destacar 'Johann Sebastian Bach. Los días, las ideas y los libros' (Barranco, 2005; 5º edición, 2020); 'El planeta en el oído. El nacimiento de la música en la civilización' (Barranco, 2008; 4ª edición, 2020. Traducción italiana, Adelphi, 2021); 'No padecer compañía. Escritos místicos sobre el silencio (Siglos XVI y XVII)' (Barranco, 2010; 4º edición, 2020); 'Diccionario de música, mitología, magia y religión' (elegido por El País como el más destacable ensayo de 2012; 2ª edición 2013); 'El luthier de Delft. Música, pintura y ciencia en tiempos de Vermeer y Spinoza' (elegido por El Periódico como el más destacable ensayo de 2013; 4º edición, 2019); 'Semper Dolens. Historia del suicidio en Occidente' (Barranco, 2015; 2ª edición 2021); 'Meditar y no caer' (Barranco, 2016; 2ª edición 2019); 'Poesía reunida y aforismos' (Lumen, 2016; 2ª edición, 2017), 'Claudio Monteverdi. Lamento de ella Ninfa' (Barranco, 2017), 'Filosofía y consuelo de la música' (Barranco, 2020; 3ª edición, 2021) y 'La bóveda y las voces. Por el sendero de Josquin' (Barranco, 2022).

Es creador de un libro de poemas, 'Los árboles que nos quedan' (Hiperión, 2020; 2ª edición, 2020. Premio Nacional de la Crítica 2020).

Asimismo, es creador del Diccionario de instrumentos. Desde la Antigüedad a J. S. Bach (Península, 1995; 5ª edición 2009), prologado por Sir John Eliot Gardiner, y de títulos tan distintos como 'Tiempo y caída. Temas de la poesía barroca' (Sirmio-Quaderns Crema, 1995; 2 vols) y 'Juan Eusebio Nieremberg. Oculta filosofía' (Barranco, 2004).

Ha escrito varios productos para gacetas y periódicos, como La Vanguardia, El Cultural, El Mundo y El País, de los que es colaborador frecuente. Invitado por las instituciones mucho más reputadas españolas y de Latinoamérica, da seminarios, charlas y lecturas, toda vez que ayuda a las tareas de investigación y transferencia de conocimiento en universidades; eminentemente, en la Universidad de Barcelona.

Como editor ha anunciado a Gabriel Bocángel (Sonetos terminados, 1986), Diego de Torres Villarroel (A la cola de todo el mundo, 2004) y a Juan Eusebio Nieremberg (Oculta filosofía. Razones de la música en el hombre y la naturaleza, 2004). Se debe nombrar, por su parte, la Antología poética del romanticismo español (1987). Ha traducido a escritores muy distintos, como Dylan Thomas (Bajo el bosque lácteo, 1997), Jean de La Bruyère (Los letras y números, 2004) y Charles Burney (Un viaje musical por Francia y también Italia, 2014). Algunos de sus escritos, en forma de ensayos, han formado una parte de catálogos de arte, literatura y música, caso de Los luthiers españoles (1988), Visiones del Quijote (2005) y su reciente trabajo, '¿De todo el mundo, o del cielo? Música y melancolía en la Edad de Oro', para el catálogo de la exposición 'Península melancólica', editado por Turner (2015).

En 2015 le fue concedido el Premio Príncipe de Viana de la Cultura, por el grupo de su obra, y en 2018 ingresó como académico en la Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi.

Entre sus otros reconocimientos podemos destacar el Premio Nacional de Ensayo 2021 por el libro Filosofía y consuelo de la música (Barranco, 2020), el Premio Nacional de la Crítica 2020 por el libro de poemas Los árboles que nos quedan (Hiperión, 2020), el Premio Estado Crítico 2015 por el ensayo Semper dolens. Historia del suicidio en Occidente (Barranco, 2015), el Premio Ciudad de Barcelona 2005 por el ensayo Johann Sebastian Bach. Los libros, las ideas y los días (Barranco, 2005), el Premio Hiperión-Ciudad de Córdoba 1994 por el libro de poemas La línea de las cosas (Hiperión, 1994).

Más información

Ramón Andrés, Premio Príncipe de Viana en 2015, dona su legado reportaje al Archivo de Navarra