• domingo 5 de febrero del 2023
728 x 90

Proclamado como Bien de Interés Cultural inmaterial el Cuerpo de Ciudad de Pamplona

img

PAMPLONA, 25 Ene.

El Gobierno de Navarra, en su sesión de este miércoles, ha proclamado Bien de Interés Cultural (BIC), como bien inmaterial, el Cuerpo de Ciudad de Pamplona.

Por Cuerpo de Ciudad se comprende el sistema de representación de Pamplona, que ha evolucionado desde el Privilegio de la Unión (1423) y se ha conformado en siglos siguientes con un protocolo y un cortejo habituales.

El Ejecutivo cree que el Cuerpo de Ciudad de Pamplona tiene una particular importancia para la Comunidad foral por "ser una expresión viva, arraigada y compartida por la ciudadanía pamplonesa". Además, el informe del Departamento de Cultura y Deporte valora que este sistema de representación clásico ha conocido superar desde el Antiguo Régimen hasta el sistema de hoy y "ha aminorado o solventado las reminiscencias de distinción de clases sociales que podía evocar".

Previamente a la declaración de BIC por la parte del Ejecutivo, el departamento de Cultura y Deporte recibió un convenio unánime del Ayuntamiento de Pamplona y los documentos de conformidad de todas y cada una de las entidades que se tienen dentro en el Cuerpo de Ciudad acompañado de la preceptiva memoria gráfica del bien, que incluye material gráfico y audiovisual, tal como documentación complementaria. El Servicio de Museos contrató con la Cátedra de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Universidad Pública de Navarra la realización de un informe técnico que acreditó la conveniencia de la declaración como Bien de Interés Cultural, con lo que la Dirección General de Cultura - Institución Príncipe de Viana abrió un expediente del mismo modo.

La declaración se justifica en que el Cuerpo de localidad de Pamplona responde a la definición de Patrimonio Cultural Inmaterial predeterminado por el Plan Nacional de Salvaguarda, o sea, un grupo de usos, representaciones, expresiones, entendimientos y técnicas que las comunidades o conjuntos reconocen como una parte de su bien común. Asimismo, se expone la vitalidad, continuidad histórica y el hecho de tratarse de una manifestación identitaria o compartida singular, informó el Gobierno.

Tal singularidad se expresa en su origen histórico civil, la unión de la región a Partir del Privilegio firmado por Carlos III en 1423, por la participación habitual, la duplicidad de símbolos que semeja contestar a la unión de ámbas unas partes del cortejo con un original sistema sonoro-musical, tal como por la indumentaria singular de todos y cada uno de los pertenecientes del Cuerpo de Ciudad.

La característica inmaterial del bien provoca que su declaración constituya medidas de salvaguarda y no de conservación o protección, al tratarse de una manifestación civil-cultural viva. Así se ofrecen distintas acciones de identificación, documentación y también investigación, preservación y protección, promoción y valorización, transmisión y revitalización. Entre ellas, investigar y documentar la manera en que se ha trasmitido este sistema clásico para diseñar un Plan de Salvaguarda concreto. También se necesita un informe de la persona responsable del protocolo municipal tras cada salida, en el que se reflejen los datos mucho más relevantes y probables cambios y evoluciones. También se garantiza un papel activo de todos y cada uno de los elementos del Cuerpo de Ciudad en la preservación de este bien.

Este cortejo, que tiene formato achicado o riguroso, actúa en empleo popular autónomo en los actos protocolarios del Ayuntamiento de Pamplona, como la conmemoración del mencionado Privilegio, y otras manifestaciones de religiosidad habitual. Tiene como función primordial representar a la localidad de manera protocolaria o en un empleo ritual y festivo detallada en la Renovación del Voto de las Cinco Llagas (Jueves Beato), Marcha a Vísperas de San Fermín (6 de julio), Procesión de San Fermín (7 de julio), Octava de San Fermín (14 de julio), Privilegio de la Unión (8 de septiembre) y Procesión de San Saturnino (29 de diciembre).

En su capacitación larga, el Cuerpo y también Ciudad se compone con los próximos elementos según su orden en el desfile que va desde lo festivo a lo institucional: cabezudos, kilikis y zaldikos; colosales; makilari, dantzaris, gorris y banderari; txistularis; timbales y clarines, Bandera de Pamplona y borlistas; maceros; libreas; empresa vestida de gala, alcalde o regidora y tenientes de alcaldía; jefatura de la Policía Municipal; Policía Municipal de gala y Banda la Pamplonesa. También el público, la ciudadanía físicamente presente es un ingrediente indispensable.

El Cuerpo de Ciudad de Pamplona, como bien inmaterial, tiene una dimensión material socia tanto inmueble como mueble. La primera es sin lugar a dudas la vivienda consistorial, sitio de comienzo y final de todas y cada una de las salidas del cortejo, introduciendo la plaza donde se reúne la parte festiva. En lo que tiene relación a los elementos muebles indivisibles del bien inmaterial, no todos se consideran patrimoniales.

Entre los elementos pertenecientes del Cuerpo de Ciudad que no se tienen dentro en la declaración se puede destacar: las fiestas del período festivo socias a la religiosidad habitual (Renovación del Voto de las Cinco Llagas, Marcha a Vísperas, Procesión de San Fermín, Octava de San Fermín y Procesión de San Saturnino), tal como la conmemoración que se festeja en la Fiesta del Privilegio de la Unión, son recursos inmateriales socios, pero diferentes, que quedan fuera de esta declaración. Esta restricción, indicó, es porque su función no es únicamente la representación de la región y su municipio. Por otra sección, la red social portadora cambia y, en prácticamente todos las situaciones, el Cuerpo de Ciudad o se integra en rituales diferentes y mucho más complejos, o es un factor o desarrollo subordinado en una manifestación cultural mucho más complicada.

Los elementos del Cuerpo de Ciudad separadamente no son declarados BIC de manera personalizada y autónoma, sino más bien solo en lo que se refiere a su función y participación en la manifestación declarada, tanto como portadores de exactamente la misma como competidores en el cortejo clásico. La dimensión material indivisible del Cuerpo de Ciudad está en la declaración BIC, pero no piensa la catalogación y declaración BIC de esas piezas separadamente. Aquellas con valor familiar van a deber proseguir, en cualquier caso, el trámite de protección predeterminado normativamente para los recursos inmuebles, recursos muebles y recursos inmateriales, ha expuesto el Gobierno.

Más información

Proclamado como Bien de Interés Cultural inmaterial el Cuerpo de Ciudad de Pamplona