• lunes 03 de octubre del 2022
728 x 90

Personas con discapacidad practican equinoterapia en Labiano un programa del Instituto Navarro del Deporte

img

PAMPLONA, 22 Ago.

La consejera de Cultura y Deporte del Gobierno de Navarra, Rebeca Esnaola, ha visitado el software de equinoterapia que ha ordenado el Instituto Navarro del Deporte para personas con discapacidad en Labiano.

La Equinoterapia se ejerce en Navarra ya hace mucho más de diecisiete años y cumple 2 objetivos, la práctica del deporte amoldado y también inclusivo y el precaución mutuo de los atletas con los animales y de éstos con esos. Este año, el Instituto Navarro del Deporte ha ordenado, por vez primera, múltiples sesiones, donde practicantes de diferentes colectivos y con diferentes grados de discapacidad tienen la posibilidad de interaccionar con los animales.

La consejera de Cultura y Deporte, Rebeca Esnaola, ha aprovechado para conocer y saber mejor esta idea, que se enmarca en la línea presupuestaria Actividades Deportivas Accesibles del Gobierno de Navarra, línea que tiene una financiación de diez.000 euros.

Biki Blasko, que dirige el Centro de Equitación y Equinoterapia de Labiano (Valle de Aranguren), mostró a la consejera las instalaciones de la compañía.

"Entre los requisitos imprescindibles que se trabajan en este programa es el de sostener una aceptable práctica físico-deportiva, desde la niñez hasta la edad avanzada", ha manifestado Blasko. "Es dependiente de quién venga, de su nivel físico, de su movilidad, hacemos unas ocupaciones u otras", explicó la directiva, habituada a efectuar su trabajo con personas de muy niveles diferentes físicos e inclusive distintas grados de discapacidad.

"Salir y moverse desde Tudela, venir aquí, etcétera. Pasear, adecentar, interaccionar con los caballos y tocarlos, ahora es primordial para ellos", ha señalado, mientras que atendía a alumnado del Centro de Atención a la Discapacidad La Atalaya de Tudela.

Durante la visita, la consejera Esnaola tuvo la posibilidad de contemplar las evoluciones de la gente competidores. Biki Blasko explicó que "deseamos que logren gozar, entrenar cuerpo-cabeza y, de qué manera no, estudiar de todo el mundo y los hábitos del caballo en semi-independencia, a través de relaciones en el campo con la manada".

La equitación terapéutica se considera una actividad integral que perjudica de forma efectiva al avance cognitivo, físico, sensible, popular y ocupacional de sus practicantes. El hecho de integrar muchos provecho le deja transformarse en una herramienta de trabajo muy útil con la que se optimización la calidad de vida de la gente discapacitadas.

Los provecho que contribuye son de tipo físico, lo que deja regular el tono muscular, aumentar la fuerza, la resistencia, la estabilidad y la coordinación; y psicológico, que estimula trabajar el área psicoafectiva, la estimulación cognitiva o la expresividad, por refererir ciertos de ellos. También incentiva la autonomía, el autocontrol, la optimización de la comunicación, capacidad la concentración y la atención y, naturalmente, lleva a cabo el respeto hacia los animales.

"Procuramos que quien se acerque al planeta del caballo lo realice de una forma respetuosa. Que vea en este animal un ser sintiente. Esto nos puede dar bastante, no solo al nivel del ejercicio, del hecho de subirte encima y cabalgar, que es lo que todos imaginamos, sino más bien asimismo a nivel sensible, lúdico, etcétera.", ha señalado Blasko.

"Con los caballos se tienen la posibilidad de realizar muchas ocupaciones. Yo me puedo favorecer del animal y él puede conseguir un beneficio de mí", ha añadido. Se trata de una interacción muy ventajosa para las dos partes. "Los caballos dejan que afloren los sentimientos, dejan interaccionar y hacen más fácil la estabilidad, tanto físico como sensible", aseguró.

Esta terapia no es novedosa. De hecho, hay perseverancia de que los helenos ahora efectuaban esta actividad y otras afines para impedir y sanar distintas enfermedades del cuerpo y de la cabeza. A principios del siglo XX se ingresó en Estados Unidos y Canadá y en la época de siglo llegó a España.

El Instituto Navarro del Deporte, implicado de manera proactiva en este emprendimiento, posibilita que la actividad física sea mucho más alcanzable para todo el planeta, "aun a quienes nos semeja que menos deporte tienen la posibilidad de llevar a cabo". "Para según quien, alzar la mano y acariciar al caballo es ya practicar deporte. Para otros el proceder a la pista es ya llevarlo a cabo", ha destacado Biki Blasko.

"En el momento en que se charla de hípica pensamos en el ejercicio a nuestro nivel, pero no pensamos en quienes están mucho más limitados, en quienes solo tienen la posibilidad de realizar 4 movimientos y estos suponen un esfuerzo increíble para ellos. Levantar la mano 4 ocasiones, cepillar al caballo es ya un ejercicio", ha comentado.

"Las mismas fisioterapeutas nos aseguran que a ellas les cuesta un enorme esfuerzo hallar que levanten un brazo y aquí, con los caballos, lo hacen de manera facultativa", ha señalado la encargada de poner en práctica este programa.

Biki Blasco explicó de qué manera se lleva a cabo la actividad con su alumnado. Arranca con un primer contacto entre la gente y los caballos en el campo y prosigue con distintas activas, según las habilidades y pretensiones de los competidores. "Son herramientas para conseguir un equilibrio sensible. Los caballos, por de qué forma son, nos conectan considerablemente más de forma fácil con nuestras conmuevas", aseguró.

Dentro del programa se reserva "un espacio esencial para la empatía con quien nos protege y se permite el cambio de permisos". Luego van a ser los y las propias competidores, ha separado, "quienes cuidarán a los caballos, dándoles una ducha, cepillándolos y ofertando, más tarde, una zanahoria".

Esta idea se organiza en conjuntos de ocho personas y se lleva a cabo en instalaciones alcanzables, con baños amoldados, incluyendo los campos, a los que se puede llegar en silla de ruedas, todo ello en el Centro de Equitación y Equinoterapia Biki Blasko. Todas las ocupaciones son monitorizadas por expertos de la equitación y personas especialistas en discapacidad. El presupuesto períodico que se ocupa de este programa es de 420 euros.

También, de la misma el software de equinoterapia, ordenado por el Instituto Navarro del Deporte, se marcha a festejar el Día del Ciclismo Adaptado, que ha elegido como ámbito la Vía Verde del Tarazonica. Tendrá sitio sobre un paseo que discurre entre Tarazona y Cascante y se festejará el día 24 de septiembre. Cuenta con la colaboración de la Asociación de personas con discapacidad de la Ribera de Navarra (AMIMET).

El propósito de la día, a nivel general, es "promover la actividad física entre la gente con discapacidad de la Ribera, ofrecer visibilidad a los deportes amoldados y hacer más simple el ingreso a los artículos de acompañamiento precisos para practicarlo", según la asociación.

Más en concreto, se desea acrecentar la calidad de vida de la gente con discapacidad y sin discapacidad de Tudela y de la Ribera y, especifican sus promotores, "ofrecer visibilidad al deporte inclusivo o capturar novedosas personas con y sin discapacidad para la asociación".

Esta actividad está sosprechada para 35 personas, de las que cuando menos un 50% van a contar con algún género de discapacidad.

Para hacer esta idea tiene un aparato multidisciplinar en la entidad y un conjunto de individuos voluntarias que van a acompañar a la gente con mayor contrariedad, tal como con el acompañamiento de la Fundación Ciclista de Castilla La Mancha, que les arrienda bicicletas adaptadas. También tienen un triciclo eléctrico y una handbike propia (bicicleta de tres ruedas que se propulsa, se dirige y se frena con los brazos). Las personas que deseen llevarlo a cabo tienen la posibilidad de asistir con una bicicleta usual.

Además, tienen transporte amoldado para quien lo necesite. Los apasionados en formar parte tienen la posibilidad de anotarse por teléfono (669 05 64 21) o por e-mail ([email protected]).

Más información

Personas con discapacidad practican equinoterapia en Labiano un programa del Instituto Navarro del Deporte