Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

"Parlamento de Navarra rechaza código de conducta en su mayoría"

El Parlamento de Navarra ha sido escenario de un rechazo unánime por parte de la mayoría de grupos, incluyendo a los principales partidos UPN y PSN, hacia el borrador de código de conducta presentado por el presidente de la Cámara, Unai Hualde, el pasado viernes.

El portavoz de UPN, Javier Esparza, ha criticado duramente el borrador, acusando a Hualde de excederse en sus atribuciones y de estar involucrado en una competencia con la presidenta de Navarra, María Chivite. Esparza ha manifestado su desaprobación ante un código de conducta que limita la libertad de expresión de los parlamentarios y que busca controlar cuestiones ideológicas y políticas.

Esparza ha enfatizado que el reglamento del Parlamento ya abordaba ciertos aspectos como las incompatibilidades, declaraciones de actividades y bienes, y conflictos de interés de manera adecuada, por lo que considera innecesario el nuevo código propuesto.

El portavoz del PSN, Alzórriz, también ha expresado su desacuerdo con el borrador, argumentando que no refleja la realidad sociopolítica de Navarra y adopta propuestas extranjeras de manera inapropiada. Alzórriz insiste en la necesidad de un código de conducta adaptado a la idiosincrasia de Navarra.

La portavoz de EH Bildu, Laura Aznal, ha señalado que el código de conducta propuesto mezcla diferentes temas y que el reglamento ya contempla normativas sobre respeto y decoro que deberían ser aplicadas por la Presidencia del Parlamento. Aznal considera que el proceso de elaboración del código debería haber sido más consensuado con los demás grupos.

En contraste, el portavoz de Geroa Bai, Pablo Azcona, defiende el borrador como un documento redactado por los servicios jurídicos que recoge experiencias de otros parlamentos. Azcona subraya la importancia de cumplir con el reglamento del propio Parlamento que insta a desarrollar un código de conducta.

La parlamentaria del PPN Irene Royo ha rechazado rotundamente la necesidad de un código de conducta para los parlamentarios, argumentando que solo servirá para restringir la libertad de expresión y fomentar la confrontación. Royo ve el código como una excusa para coartar la libertad de expresión de la oposición y teme que sea utilizada selectivamente para beneficiar al Gobierno.

La portavoz de Vox, Maite Nosti, ha denunciado que el código de conducta busca limitar la libertad de la oposición, especialmente a Vox. Nosti cuestiona la inclusión de promover el uso de todas las lenguas propias de Navarra en el código, considerando que es un intento de restringir el uso del euskera de manera forzada. Además, critica que la decisión de aprobar el código esté en manos de los grupos que sostienen al Gobierno, lo que podría generar un sesgo en su aplicación.