Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

Navarra y el Estado se reunirán a finales de abril para avanzar en la reforma de la Ley Orgánica de régimen foral.

Navarra y el Estado se reunirán a finales de abril para avanzar en la reforma de la Ley Orgánica de régimen foral.

En un claro mensaje de unidad, ambos gobiernos han reiterado este miércoles su compromiso de permitir que Navarra pueda blindar la competencia de tráfico en la región. Esta decisión histórica resalta el apoyo mutuo entre el Gobierno de España y el Gobierno de Navarra, evidenciando un esfuerzo por fortalecer el autogobierno y reforzar al país en su conjunto.

PAMPLONA, 13 Mar.

La reunión celebrada entre el vicepresidente primero y consejero de Presidencia e Igualdad del Gobierno navarro, Félix Taberna, y el secretario de Estado de Política Territorial, Arcadi España, en el Palacio de Navarra marca el inicio de un importante proceso. Ambas partes han expresado su voluntad política para avanzar en la reforma de la Ley Orgánica 13/1982, de Reintegración y Amejoramiento del Régimen Foral de Navarra (Lorafna), con el objetivo de permitir que la Comunidad foral pueda blindar la competencia de tráfico.

La reciente decisión del Tribunal Supremo de anular el traspaso de competencias de tráfico realizado el pasado 1 de julio ha acelerado este proceso. Ante este panorama, la presidenta de Navarra, María Chivite, ha solicitado al Gobierno central la apertura de negociaciones para lograr el pacto necesario. Este acuerdo deberá ser sometido a la aprobación de las Cortes Generales del Estado, una vez obtenida la aprobación del Parlamento de Navarra.

Para llevar a cabo esta negociación, el Gobierno foral ha designado a las personas que integrarán la comisión negociadora con el Estado. Además, se espera que en las próximas fechas el Gobierno central nombre a sus representantes en dicha comisión. Según lo estipulado en el artículo 71 de la Lorafna, se iniciará un proceso de conversaciones para redactar el texto de la reforma, que pasará por diversas instancias antes de su aprobación definitiva.

Desde su aprobación en 1982, la Lorafna ha experimentado dos reformas parciales en 2001 y 2010, con el objetivo de adaptarla a la realidad jurídico-política actual. La importancia de esta reforma radica en la ampliación del plazo de legislatura a cuatro años en caso de disolución anticipada del Parlamento de Navarra, entre otros aspectos relevantes para la región.

En resumen, la decisión de permitir que Navarra pueda blindar la competencia de tráfico destaca la voluntad política de ambos gobiernos de fortalecer al país a través del refuerzo del autogobierno en la región. Este proceso de reforma, guiado por la Lorafna, marca un hito en la historia de Navarra y demuestra el compromiso mutuo entre las autoridades regionales y nacionales.