Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

Navarra lidera en España la implementación de la justicia restaurativa para víctimas de abusos en la Iglesia.

Navarra lidera en España la implementación de la justicia restaurativa para víctimas de abusos en la Iglesia.

PAMPLONA, 9 Nov. - Navarra se ha convertido en la primera región española en ofrecer el servicio de justicia restaurativa a víctimas de abusos sexuales en el contexto de la Iglesia Católica. Este proyecto piloto, desarrollado por la Dirección General de Justicia, ha sido anunciado recientemente por el Gobierno foral.

Hasta ahora, se han llevado a cabo dos procesos restaurativos con dos víctimas, estableciendo un espacio seguro en el que estas personas pueden compartir sus necesidades, buscar respuestas y buscar reparación en la medida de lo posible.

A partir de enero, este tipo de intervención estará disponible para todas las personas reconocidas como víctimas de abusos sexuales dentro de la Iglesia Católica y que lo soliciten. Esto convierte a Navarra en la única comunidad con un servicio público que garantiza la posibilidad de participar en procesos de justicia restaurativa para las víctimas de estos abusos.

Según el departamento de Interior, Función Pública y Justicia, ya hay 10 víctimas interesadas en participar en estos procesos. Un informe reciente del Defensor del Pueblo ha respaldado este enfoque como una forma válida de acompañar y atender las necesidades de las víctimas de estos abusos.

Tan solo hace un año se creó una comisión formada por expertos para reconocer a las víctimas de ataques sexuales dentro de la Iglesia Católica en Navarra. Actualmente, esta comisión está trabajando en 26 casos de una lista de 55, y ya ha reconocido a seis víctimas. Se espera que este número aumente en las próximas semanas.

En la mayoría de estos casos, los perpetradores ya han fallecido, por lo que las intervenciones no utilizan la mediación tradicional, sino que buscan lograr una reparación moral a través de métodos más flexibles e indirectos. Estos procesos se realizan sin ninguna finalidad punitiva y se respetan plenamente los pronunciamientos judiciales.

La justicia restaurativa se basa en valores como la justicia, la solidaridad, la responsabilidad, el respeto a la dignidad humana y la verdad. Siempre es voluntaria y confidencial, y tiene como objetivo principal la reparación moral de las personas afectadas. Según la Dirección General de Justicia, "garantizar servicios públicos de calidad en esta área es fundamental para construir una sociedad cohesionada en su diversidad".

La Ley Foral 4/2023, de 9 de marzo, de Justicia Restaurativa, Mediación y Prácticas Restaurativas es un hito en esta dirección, ya que establece la obligación del Gobierno de Navarra de garantizar la existencia de servicios, programas y procesos con este fin en todo el territorio de la región.