Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

Manifestantes en Pamplona piden a Europa tomar medidas para detener la crisis en Gaza.

Manifestantes en Pamplona piden a Europa tomar medidas para detener la crisis en Gaza.

En Pamplona, el pasado 8 de junio, alrededor de 2,500 personas, según la Delegación del Gobierno, se reunieron para exigir la intervención de Europa y detener lo que consideran un genocidio en Gaza. Realizaron una performance masiva en la que se acostaron en el suelo, simbolizando a las víctimas de los ataques de Israel en la Franja de Gaza.

La manifestación fue organizada por la plataforma 'Yala, Nafarroa con Palestina' y Gernika-Palestina, tanto en Pamplona como en Bilbao, justo antes de las elecciones al Parlamento Europeo programadas para el domingo.

La marcha comenzó en la plaza de Europa con una pancarta que decía '¡Detengan el genocidio! Europa, no seas cómplice', seguida de un grupo de personas llevando letras que formaban el mensaje 'SOS Gaza'. Durante la manifestación, se corearon consignas como 'Viva la lucha del pueblo palestino', 'Estado sionista, estado terrorista' y 'Desde el río hasta el mar, Palestina prevalecerá'.

La protesta continuó por la avenida Bayona hasta llegar al parque de Antoniutti, donde culminó con la performance. Los manifestantes se sentaron en silencio en el suelo mientras sonaba "la sirena de Gernika" por los altavoces. En ese momento, cerraron los ojos simbolizando a las "víctimas del genocidio" en un acto que buscaba ser un llamado silencioso a toda Europa.

Después de la performance, representantes de 'Yala Nafarroa' leyeron un comunicado en español, euskera y árabe, exigiendo a la Unión Europea que no colabore con Israel ni de manera directa ni indirecta, y que haga todo lo posible para detener lo que consideran una brutal atrocidad.

Manifestaron su repudio ante lo que describieron como "una de las mayores atrocidades de la historia" y prometieron no quedarse de brazos cruzados. Declararon estar al lado de Palestina y en contra del genocidio, asegurando que no serán cómplices de la inacción.

Expresaron su esperanza y llamaron a un cambio en la situación actual, uniéndose a millones de personas en todo el planeta que piden un alto al genocidio en Palestina y el respeto por los derechos del pueblo palestino.

En resumen, la manifestación en Pamplona fue un llamado de solidaridad con Palestina y un mensaje claro contra lo que consideran una violación de los derechos humanos. Los manifestantes prometieron seguir luchando hasta asegurarse de que el genocidio termine y se respeten los derechos del pueblo palestino.