Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

La UPNA investiga la viabilidad de la energía solar ante la posible falta de minerales.

La UPNA investiga la viabilidad de la energía solar ante la posible falta de minerales.

Un investigador de la Universidad Pública de Navarra revela los posibles desafíos que podrían surgir en el futuro debido a la escasez de minerales necesarios para la fabricación de paneles solares fotovoltaicos. Antonio Urbina Yeregui, experto del Instituto de Materiales Avanzados y Matemáticas de la universidad, ha identificado los riesgos asociados con la falta de ciertos minerales como el telurio de cadmio (CdTe) y las calcopiritas (CIGS), utilizados en tecnologías fotovoltaicas alternativas. Sin embargo, destaca que la principal preocupación en el ámbito de la energía solar es mejorar los procesos de reciclaje de los paneles solares para garantizar un ciclo de vida sostenible.

El estudio, titulado 'Sostenibilidad de las tecnologías fotovoltaicas en escenarios futuros de cero emisiones netas', analiza los impactos ambientales y en la salud humana de diferentes tecnologías fotovoltaicas. Según la Universidad Pública de Navarra, la investigación concluye que la electricidad generada por energía solar tiene un impacto significativamente menor en comparación con la electricidad generada a partir de combustibles fósiles como el carbón o el gas natural.

Antonio Urbina destaca que la producción masiva de paneles solares en los últimos años requiere una evaluación exhaustiva de sus impactos en comparación con los combustibles fósiles. A medida que la capacidad fotovoltaica instalada ha superado el teravatio en todo el mundo, millones de paneles solares se instalan anualmente. Por lo tanto, es crucial comprender y reducir los posibles impactos negativos relacionados con la producción y los recursos utilizados en la fabricación de estos paneles.

El investigador también menciona que la tecnología basada en silicio cristalino tiene menos riesgos en comparación con las tecnologías basadas en CdTe y CIGS. Aunque existe cierta preocupación por el uso de la plata en los contactos de los paneles solares, esta se está reduciendo gracias a la adopción de aleaciones basadas en estaño y cobre. En cambio, las tecnologías basadas en CdTe y CIGS enfrentan desafíos adicionales debido a la escasez de minerales como el indio, el galio y el telurio.

Antonio Urbina subraya que el principal desafío para la tecnología fotovoltaica en el futuro es mejorar los procesos de reciclaje de paneles solares. Esto permitirá fabricar nuevos paneles utilizando materiales recuperados de paneles antiguos al final de su vida útil, que generalmente es alrededor de 30 años. Con un enfoque en la sostenibilidad y la gestión adecuada de los materiales utilizados en la energía solar, se pueden mitigar los posibles riesgos y garantizar un futuro más eficiente y respetuoso con el medio ambiente.