• viernes 3 de febrero del 2023
728 x 90

La rectora de la UN: "el fallecimiento de Benedicto XVI toca el corazón de nuestra Universidad de una forma particular"

img

El Papa emérito era doctor honoris causa por la Universidad de Navarra

PAMPLONA, 31 Dic.

"El fallecimiento de Benedicto XVI toca el corazón de la Universidad de Navarra de una forma particular. Ante todo, por el hecho de que nuestro deseo de ser útil a la Iglesia nos transporta a querer de todo corazón al Papa. Estamos intensamente agradecidos por el pontificado de Benedicto XVI, un auténtico don para la Iglesia y para cada leal". La rectora María Iraburu expresó con estas expresiones el sentir de la Universidad de Navarra frente al fallecimiento del Papa emérito Benedicto XVI a los 95 años de edad.

La rectora ha señalado el "vínculo particular" que unía la Universidad a la persona de Joseph Ratzinger, como teólogo y académico. "Su figura es en especial próxima por ser integrante honoris causa de nuestro claustro. Se cumplirán en unos días 25 años de su visita a la Universidad de Navarra. Fueron jornadas profundas y apasionantes en las que sostuvo encuentros con instructores y estudiantes, visitó centros académicos, la Clínica y ciertos institutos mayores. Conversó con nosotros sobre teología, bioética, pobreza o la mujer en el planeta, por nombrar ciertos temas", ha recordado por medio de una publicación oficial.

"Guardo el recuerdo de un corto acercamiento con él, antes de una asamblea. Con la osadía de la juventud, le charlé de alguna cuestión de bioética y de un abordaje que me parecía atrayente. Me llamó la atención entonces, y lo valoro todavía mucho más en este momento, su aptitud de escucha, de interés genuino por la visión del resto; una facilidad y apertura -a la realidad, a la gente- prácticamente emocionantes", ha concluido la maestra María Iraburu.

El cardenal Joseph Ratzinger (1927) se transformó en el mes de abril de 2005 en el 265º Papa de la Iglesia Católica. Ejerció su pontificado bajo el nombre de Benedicto XVI. En febrero de 2013 anunció su renuncia al Papado y desde ese momento fué Papa emérito.

El vínculo de la Universidad de Navarra con Benedicto XVI tiene como instante particular al 31 de enero de 1998, en el momento en que el entonces cardenal Joseph Ratzinger fue ungido doctor honoris causa en Teología por el centro académico. Pasó 4 días en Navarra que pertenecen a la narración de la Universidad.

El acto académico se festejó en el Aula Magna y fue encabezado por el que era Gran Canciller de la Universidad de Navarra, Mons. Javier Echevarría. El prelado alemán fue apadrinado por Pedro Rodríguez, instructor de la Facultad de Teología. También han recibido la distinción el economista hebreo Julian Simon y el farmacólogo calvinista Douwe Breimer. Del entonces cardenal el instructor Rodríguez resaltó su sabiduría "y su forma robusta de realizar Teología".

"El sendero de la Teología está bien expresado en la fórmula Credo ut intelligam: acepto un presupuesto antes dado para hallar, desde él y en él, el ingreso a la auténtica vida, a la auténtica entendimiento de mí". De este modo definió el cardenal Ratzinger el sendero que debía proseguir la Teología católica para ocuparse del "fundamento de la vida humana".

Asimismo, defendió el papel de la Sagrada Escritura como "la Palabra, que nos fué dada como presupuesto, la que está en el centro de los sacrificios de la Teología, no está apartada [...] ni es únicamente un libro. Su sujeto humano, el Pueblo de Dios, está vivo y sigue idéntico consigo por medio de los tiempos". En referencia a la Teología de la Liberación, el cardenal apuntó que la Iglesia paseaba hacia una "novedosa Teología de la Libertad, completada con una Teología de la Reconciliación". "Esta novedosa síntesis no se hace de un día para otro", declaró, "pero tanto en América Latina como en el resto de todo el mundo, hay un empeño por integrar estos puntos de la civilización de el día de hoy en una exclusiva visión teológica".

Respecto al papel de la Universidad y su "imperdonable servicio a la realidad y el saber", el cardenal alabó el "espíritu de apertura y el diálogo académico" de la Universidad de Navarra: "Me ha impresionado bastante el nivel científico, humano y espiritual de esta Universidad. He visto un dinamismo inusual y un amor a la investigación al unísono que una enorme sensibilidad hacia los alumnos. Soy muy feliz de ser doctor de esta Universidad. He encontrado un auténtico diálogo entre los instructores de distintas áreas y un intento de encontrar la confluencia en la contestación a las cuestiones últimas", resaltó.

Durante su estancia en Pamplona, del 30 de enero al 2 de febrero de 1998, el cardenal Ratzinger radicó en el Colegio Mayor Belagua. En esos días, visitó la catedral de Pamplona, donde se reunió con el entonces arzobispo de Pamplona, Mons. Fernando Sebastián, y con los integrantes del cabildo.

También ha podido saber distintos sitios de la región y detenerse singularmente en el trabajo de la Clínica Universidad de Navarra. Se reunió con universitarios de múltiples Colegios Mayores, instructores de las Facultades de estudios eclesiásticos, y también estudiosos del área biomédica.

Benedicto XVI presentó en ese viaje su autobiografía, llamada 'Mi vida'. En el acto, y con el tema de la Inquisición de fondo, el cardenal Ratzinger aseguró que "la audacia para confesar los fallos propios de la condición humana va a ayudar a la reconciliación de la civilización de el día de hoy con la fe de tiempos pasados".

Más información

La rectora de la UN: "el fallecimiento de Benedicto XVI toca el corazón de nuestra Universidad de una forma particular"