• miércoles 28 de septiembre del 2022
728 x 90

La Policía Foral alarma de un incremento de latrocinios por el procedimiento del abrazo

img

En las últimas datas se han denunciado y también investigado cinco casos

PAMPLONA, 2 Jul.

La Policía Foral ha alertado a la ciudadanía sobre la viable presencia en Navarra de conjuntos delincuenciales expertos en robos a través de el llamado abrazo solidario o cariñoso.

Se trata de mujeres, por norma general de países del Este, cuya actividad se enfoca en el País Vasco y que, dada la proximidad geográfica, tienen la posibilidad de moverse a Navarra para entrenar este género de delitos. Recientemente se han producido estos sucesos en Irurtzun, Olazagutía, Alsasua, Pamplona y Noáin.

El abrazo solidario es una técnica de robo cuyo 'modus operandi' consistente en aproximarse a una víctima, comunmente de avanzada edad y no acompañada, que porta elementos de valor en cuello o muñecas. Tratan de embaucarla a través de saludos efusivos, aparentando que le conocen, pidiendo información de cualquier clase o, aun, ofreciéndoles favores sexuales. Mientras realizan esta charla de distracción, las víctimas son sujetadas de manos y brazos, intentando encontrar hurtarles collares, pulseras, relojes o cualquier objeto de valor, enseña la Policía Foral.

Las autoras prueban enorme capacidad para abrir o forzar los cierres de las joyas o relojes. Ello, unido a que la víctima se sienta asombrada y también incómoda por el acercamiento de una ignota efusivamente, provoca que no reparen en que les están sustrayendo los elementos de valor. En oportunidades, no es hasta minutos después en el momento en que echan en falta el objeto y se dieron casos en los que se ha usado la crueldad si la víctima se ha dado cuenta del robo.

Los delitos se generan en la vía pública y zonas frecuentadas por personas de edad avanzada, como centros de salud, religiosos, viviendas de mayores, sociedades de retirados o zonas de recorrido. En otras oportunidades se efectúa un pequeño rastreo a las víctimas, actuando en cercanías del portal y abordándoles en el momento en que van a entrar al hogar.

La Policía Foral ha aconsejado desconfiar de extraños que se nos aproximen invadiendo nuestro espacio personal, especialmente si se detallan efusivos y cariñosos (no aceptar por consiguiente el contacto físico). También se aconseja eludir transitar a solas, llevar a cabo ostentación de joyas o relojes de prominente valor económico, comprobar el estado de los cierres de estos elementos y almacenar fotografías de exactamente los mismos a fin de que si alguno de ellos es sustraído, se logre dar al enseñar la demanda.

En en caso de ser víctima o testigo, llamar al teléfono de urgencias 112 (o directo de Policía Foral, 948-20- 29-29) para movilizar patrulla y empezar la investigación en ese instante tendente a detectar a los autores.

Más información

La Policía Foral alarma de un incremento de latrocinios por el procedimiento del abrazo