• miércoles 28 de septiembre del 2022
728 x 90

Irache advierte del "peligro" en la adquisición de automóviles de segunda mano y sugiere encargar un informe técnico previo

img

También recomiendan comprobar el libro de cuidado y la tarjeta de inspección técnica

PAMPLONA, 4 Sep.

La Asociación de Consumidores de Navarra Irache ha advertido sobre el "peligro" que comporta la adquisición de automóviles de segunda mano puesto que, si bien "muchas veces estas transferencias van bien, en muchas otras el cliente está poco tiempo después con inconvenientes inopinados y de bien difícil solución".

Según han correcto desde la asociación en un aviso, en los últimos meses se ha aumentado el número de casos por esta clase de inconvenientes.

En España, por cada vehículo nuevo que se compra, se consiguen 2 que no están a estrenar. En Navarra, de estos turismos de segunda mano que se venden, el 78% tiene mucho más de ocho años de vida.

El inconveniente mucho más frecuente es que el turismo, pasado meses, semanas o en ocasiones "solamente agarrarlo", muestra inconvenientes mecánicos que, según afirma el cliente, no debería tener. El perjudicado comprende que es el vendedor el que debe hacerse cargo de la reparación pertinente.

Sin embargo, no es extraño que éste "niegue su compromiso y afirme que el daño se ha producido con posterioridad en venta o que es algo habitual por la utilización y desgaste que presentaba el vehículo en el momento en que se traspasó".

Las ocasiones que se dan en estas ventas son "de lo mucho más variadas"; acostumbran a tener que ver con la culata, motor, inyectores, embrague. En oportunidades, la fallo es esencial y en Irache se reciben casos en los que el coste de las reparaciones urgentes ronda los 1.500 euros, más allá de que hubo ciertos que sobrepasan los 4.000.

Otras ocasiones, los inconvenientes se tienen que al mal desempeño de algún accesorio del vehículo como elevalunas, radio o climatizador o a desperfectos en la carrocería del vehículo, por servirnos de un ejemplo.

Caso aparte son las estafas en las que se truca el cuentakilómetros a fin de que parezca que el turismo está menos desgastado y aumente su valor.

Ya hubo sentencias que han culpado a algún concesionario por esta cuestión. En este sentido, existen algunos comercios que venden automóviles que prosiguen un plan por la que, si el coste de la reparación es alto, "no aceptan su compromiso y eligen obligar al cliente a contratar un peritaje y llevar la situacion a juicio" puesto que "saben que bastante gente, dados estos trámites, se echan atrás".

Por el opuesto, hay otros comercios que venden automóviles que se detallan "mucho más receptivos" con las reclamaciones de los clientes del servicio y aceptan la reparación. Si el lugar está fuera de Navarra "hace difícil la solución" pues, si este no responde, el perjudicado va a deber demandarle en la provincia donde está el vendedor.

También se detectaron en Irache prácticas de comercios que venden automóviles que "complican la solución" de estos defectos del vehículo de segunda mano. Algunos derivan la garantía en una tercera compañía, con la que se suscribe una póliza al obtener el vehículo. Así, en relación se le comunica el inconveniente, el concesionario apunta que es compromiso de la tercera compañía. Y "no es extraño" que esta "afirme que el inconveniente no está cubierto por la póliza, a pesar de que la ley proteja al cliente".

Se vieron, del mismo modo, establecimientos que solo cubren las primeras horas de mano de obra, "en el momento en que una reparación en garantía debe asumir todo el coste", y otros que "atribuyen inconvenientes que ya existían del vehículo a una supuesta mala conducción del nuevo dueño, si bien solamente lleve semanas con el vehículo".

En todos y cada uno de los casos va a haber que asistir al contrato de compra venta firmado -varios usuarios cometen el fallo de no firmar ninguno-. A partir de ahí, los derechos del cliente cambian si se ha conseguido a un concesionario o a un especial.

Si la venta se hizo en un lugar desde enero de 2022, la garantía es de tres años, si bien las partes tienen la posibilidad de reducirla hasta uno en el contrato, una práctica frecuente.

Según la ley de hoy, en este año se presumirá que los defectos surgen de la venta y es compromiso del vendedor repararlos, a menos que pruebe lo opuesto.

"Tristemente, en Irache proseguimos observando como ciertos comercios que venden automóviles niegan de manera automática su compromiso y fuerzan al cliente a llevar a cabo un peritaje o aun llevar la situacion por vía judicial", han subrayado.

En las compras entre particulares los plazos no son iguales. En las compras realizadas en Navarra (en otras comunidades funciona otro período), en los automóviles que tengan vicios ocultos el cliente tiene un año para reclamar una rebaja en el valor del vehículo o para deshacer la adquisición -si el inconveniente lo justifica-.

Hay que tener en consideración que "no es simple" probar la presencia de un vicio oculto: ha de ser un desperfecto que existía en el instante de la transacción y que no estuviese a la visión del cliente, con lo que frecuentemente, para probarlo, hay que pedir un informe pericial.

Por ello, cuanto mucho más tiempo pasa tras la adquisición es mucho más bien difícil para el cliente llevar a cabo servir sus derechos. Si se desea llegar a la vía judicial, hay que añadir la contrariedad de que, a falta de otro método pactado, la demanda va a deber ponerse en el residencia del demandado.

En interfaces de compraventa de internet se dan casos de comerciantes particulares que se hacen pasar por comercios que venden automóviles para vender su vehículo.

Para eludir "sorpresas desapacibles", desde Irache aconsejan que antes de obtener un turismo de segunda mano se encargue un informe técnico "completo" a un profesional sin dependencia, que refleje el estado real del vehículo.

Esta es la "única forma" de asegurarse que el vehículo está en las condiciones brindadas por el dueño del vehículo y "no llevarse más tarde desapacibles sorpresas", que en algún caso llegaron a valer al cliente cientos de euros.

En cualquier situación, antes de obtener un vehículo de segunda mano, desde la asociación agregan que "jamás está de sobra" comprobar el libro de cuidado y la tarjeta de inspección técnica, donde se va a poder revisar las revisiones realizadas y las peculiaridades del vehículo.

Más información

Irache advierte del "peligro" en la adquisición de automóviles de segunda mano y sugiere encargar un informe técnico previo