Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

Homenaje a víctimas del encierro en Pamplona: adoquines conmemorativos en sitios de lesiones

Homenaje a víctimas del encierro en Pamplona: adoquines conmemorativos en sitios de lesiones

PAMPLONA, 27 Dic.

El Ayuntamiento de Pamplona ha tomado la iniciativa de colocar adoquines especiales en el recorrido del encierro en honor a todas las personas que han perdido la vida durante este evento histórico. El objetivo es mantener viva su memoria y recordar su sacrificio.

La alcaldesa Cristina Ibarrola ha participado personalmente en la colocación del primer adoquín en la cuesta de Santo Domingo. En este lugar perdió la vida Hilario Pardo Simón en 1969. La placa conmemorativa incluirá la fecha y su nombre. Se han colocado también placas en memoria de Matthew Peter Tasio, fallecido el 13 de julio de 1995 en la plaza Consistorial. En total, se instalarán 16 adoquines a lo largo del recorrido en honor a las 16 personas que han perdido la vida durante el encierro.

La alcaldesa Ibarrola ha expresado su opinión sobre este proyecto en una conferencia de prensa, destacando su importancia como un merecido homenaje para que estas 16 personas siempre sean reconocidas y recordadas en la memoria colectiva de los ciudadanos de Pamplona. "Lamentablemente, hemos tenido 16 personas fallecidas a lo largo de la historia y sentíamos que merecen una placa conmemorativa, un lugar, algo, que recordar para siempre", ha dicho.

Además, ha añadido que este proyecto se ha adelantado para evitar que se cancele debido a la moción de censura que se debatirá en el Consistorio este jueves. "Es un merecido homenaje y la forma de garantizar que se coloquen todos los adoquines es comenzar cuanto antes. Por eso hemos tenido que adelantarlo un poco en el tiempo, debido a las circunstancias actuales, pero estoy contenta de poder hacer lo posible", ha explicado.

El primer fallecido documentado en el encierro fue Francisco García Gurrea, vecino de Falces, quien murió el 21 de enero de 1911, después de haber sido corneado durante el encierro del 7 de julio de 1910 en las puertas de la antigua plaza de toros de la ciudad.

Las placas conmemorativas se colocarán en los lugares específicos del recorrido donde los corredores perdieron la vida. Se instalarán adoquines grabados con los datos de las personas fallecidas en la cuesta de Santo Domingo, en Mercaderes, en Estafeta, en el tramo de Telefónica, en el callejón y en la plaza de toros.

Entre las personas fallecidas se encuentran seis residentes de Pamplona y otros seis de diferentes localidades de Navarra. También hay un fallecido de Badajoz, otro de Alcalá de Henares, uno de México y otro de Estados Unidos. El último fallecimiento debido a una cornada fue el de Daniel Jimeno Romero, de 27 años y natural de Alcalá de Henares, quien perdió la vida en el tramo de Telefónica el 10 de julio de 2009. Junto con el pamplonés Fermín Etxeberria Irañeta, de 63 años y fallecido en 2003, son las únicas muertes registradas en el encierro en este siglo XXI.