Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

Hombre sentenciado a casi 6 años de cárcel por abuso hacia su exesposa en Tudela.

Hombre sentenciado a casi 6 años de cárcel por abuso hacia su exesposa en Tudela.

La titular del Juzgado de lo Penal número 5 de Pamplona ha condenado a un hombre de Tudela a 5 años y 9 meses de prisión por el maltrato y golpeo continuado a su exmujer durante cuatro años en la capital ribera, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Navarra.

El acusado, de 48 años, también deberá indemnizar a la víctima con 6.500 euros por el daño moral causado y se le prohíbe acercarse a ella a menos de 200 metros y comunicarse con ella durante 15 años. La sentencia, que puede ser recurrida ante la Audiencia de Navarra, detalla que el acusado mantuvo una larga relación sentimental con la denunciante y que se separaron en 2005 y se divorciaron en 2011. En 2015, el acusado le pidió volver a vivir con ella de forma ocasional, a lo que accedió.

Entre 2015 y 2016, el acusado sometió a la víctima a un clima de dominación y miedo permanente, insultándola, humillándola y ejerciendo violencia física de diversas maneras, como golpear su cabeza contra el suelo o lanzándole puñetazos. La sentencia también recoge cuatro agresiones físicas específicas ocurridas en diferentes momentos.

La juez destaca en la sentencia que la víctima presenta estrés postraumático y sintomatología ansioso-depresiva como resultado del maltrato sufrido. Además, se considera probado que los testimonios de la víctima cuentan con corroboraciones externas que respaldan su versión de los hechos.

La sentencia declara al acusado culpable de un delito de maltrato habitual, por el cual se le impone una pena de 2 años y 4 meses de prisión, y de otros cuatro delitos de maltrato no habitual, por los que se le condena a 10 meses y 10 días de prisión por cada uno. En la conducta del acusado se ha considerado la atenuante de drogadicción.

La juez también destaca que la denuncia de la víctima no se puede desestimar por motivos de despecho o celos, y subraya la existencia de pruebas objetivas que respaldan su relato. Entre estas pruebas se encuentran testimonios de testigos presenciales, partes policiales y un informe pericial que describen la personalidad del acusado y los efectos del maltrato en la víctima.