Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

Hombre en Pamplona condenado a 4 años de cárcel por maltrato a su pareja durante 6 meses.

Hombre en Pamplona condenado a 4 años de cárcel por maltrato a su pareja durante 6 meses.

Un hombre de 33 años, residente en Pamplona, ha sido condenado a 4 años y 3 meses de prisión por maltratar a su pareja durante los seis meses que duró su relación sentimental. La sentencia, que puede ser apelada ante la Audiencia de Navarra, establece que el acusado ha sido condenado a 21 meses de prisión por un delito de maltrato habitual, agravado por la reincidencia y la atenuante de intoxicación por drogas. Además, también ha sido declarado culpable y condenado a 10 meses de prisión por cada uno de los tres delitos de maltrato no habitual cometidos contra la víctima. El procesado tiene prohibido acercarse a la denunciante o comunicarse con ella durante 10 años.

Según la sentencia, desde el principio de la relación, el acusado mostró actitudes de celos y falta de respeto hacia su pareja. La insultaba, le decía que no valía nada y la acusaba de engañarlo con otros hombres. También ejercía control sobre ella, enfadándose si salía con amigas, controlando su teléfono y obligándola a eliminar cuentas de Facebook que tenía con chicos. Además, la amenazaba con dejarla en la calle y con quitarle a su hija de una relación anterior.

La sentencia señala que la víctima perdonó al acusado debido a su conexión emocional con él, pero finalmente lo denunció tras sentir miedo cuando él se presentó en la localidad donde residía su madre. Aunque la mujer renunció a acciones legales y perdonó al agresor, el juzgado procedió con el caso.

El encausado admitió ser consumidor habitual de drogas, lo que según la sentencia afectaba levemente sus capacidades intelectuales y volitivas en el momento de cometer los delitos.

La magistrada destaca en la sentencia el testimonio "persistente, firme y coherente" de la denunciante durante el juicio, que corrobora punto por punto los hechos de la acusación. Además, el testimonio fue respaldado por un informe médico sobre la última agresión y las declaraciones de otros testigos, como la madre, el padrastro y una amiga de la víctima.