• sábado 4 de febrero del 2023
728 x 90

En Navarra hay 27.471 estudiantes con pretensiones concretas de Navarra, el 75% inscriptos en centros públicos

img

PAMPLONA, 21 Oct.

La Cámara de Comptos de Navarra ha anunciado un informe sobre la atención didáctica que recibe el alumnado con pretensiones concretas de acompañamiento y, según recopila, el año pasado había en la Comunidad foral 27.471 estudiantes con estas pretensiones. Tras acrecentar un 16 por ciento en los últimos tres años, piensa el 30 por ciento del total. El 75% están inscriptos en centros públicos.

El colectivo lo forman estudiantes clasificados en 4 conjuntos: socialmente desfavorecidos, con adversidades de estudio, con pretensiones educativas particulares y con altas habilidades intelectuales.

En los últimos años, indicó Comptos, se ha producido una reorientación en el modelo educativo, reflejado en la legislación de la materia, que tiene como propósito escolarizar a este género de alumnado en centros ordinarios. Los centros de educación particular se reservan al alumnado cuyo nivel de discapacidad de esta forma lo sugiere.

Por lo tanto, el centro debe atender las diferencias que muestra el alumnado. Para ello, hacen cambios pedagógicos y reciben refuerzos expertos: personal de orientación, profesorado de pedagogía terapéutica, de audición y lenguaje, personal cuidador y fisioterapeuta.

El Servicio de Inclusión, Igualdad y Convivencia del departamento de Educación es el encargado de la atención al alumnado con pretensiones de acompañamiento. En dicho servicio está incardinado el CREENA (Centro de Recursos Educativos Específicos de Navarra), cuya función es respaldar a todos y cada uno de los centros académicos en la atención a este género de alumnado.

Navarra es la red social con un mayor censo de alumnado con pretensiones concretas de acompañamiento, con 27.471 estudiantes. El resto de CCAA está en una horquilla entre el 5 por ciento de Aragón y el 20 por ciento de Baleares. De esos datos se desprende que no hay criterios homogéneos al realizar el censo. Incluso hay comunidades, como País Vasco y Andalucía, que no tienen presente la desventaja socioeducativa al censar el alumnado con pretensiones concretas.

El 47 por ciento del alumnado con pretensiones concretas de acompañamiento es socialmente desfavorecido. En los últimos años su número ha incrementado, pasando de 12.174 en el curso 2017-2018 a sobrepasar los 13.000 el año pasado. El 35 por ciento tiene adversidades de estudio; el diez por ciento corresponde al alumnado con pretensiones educativas particulares por algún género de discapacidad o trastorno; y el 3 por ciento tiene altas habilidades intelectuales.

El 92 por ciento del alumnado con pretensiones educativas particulares está matriculado en centros ordinarios. El sobrante 8 por ciento estudia en los centros de educación particular premeditados al alumnado con discapacidad grave. Navarra tiene 4 centros de esta clase: en Pamplona, Andrés Muñoz Garde y El Molino; en Ibero, Isterria; y en Tudela, Torre Monreal.

El departamento de Educación realiza anualmente un índice de escolarización por centro del alumnado con pretensiones concretas. El programa de administración EDUCA se convirtió en una herramienta primordial en este sentido, al sugerir un censo del alumnado con pretensiones concretas de acompañamiento educativo.

La Cámara de Comptos destaca la relevancia de tal censo, puesto que deja reflejar la verdad de los centros, asignarles los medios humanos precisos y repartir el alumnado de forma balanceada. Apunta, en este sentido, una debilidad: no hay un método homogéneo en los centros para calificar al alumnado como "socialmente desfavorecido". Esto provoca que el censo no sea todo lo confiable que debiese.

La distribución del alumnado no es homogénea entre los centros públicos y concertados. De hecho, el 75 por ciento están inscriptos en los centros públicos. Los concertados, con un porcentaje de alumnado del 36 por ciento, acogen al sobrante 25 por ciento. El desequilibrio está esencialmente en el alumnado socialmente desfavorecido, muy mayoritario en los centros públicos.

El Gobierno de Navarra ha iniciado un desarrollo para revertir esta situación y asegurar una distribución mucho más balanceada en los centros, exigencia que viene marcada por la LOMLOE (Ley Orgánica de 2020 que altera la Ley Orgánica de Educación), ha expuesto Comptos.

Analizado dicho índice, se verifica que el 73 por ciento de los centros concertados y media parta de los públicos muestran un índice positivo, esto es, podrían acoger mucho más alumnado de esta clase. Si el análisis se hace por modelo lingüístico, el 43 por ciento de los centros en español tienen índice positivo, porcentaje que en el modelo D (enseñanza en euskera) consigue el 92 por ciento.

El informe asimismo ha analizado la situación del CREENA, el centro de acompañamiento a los centros académicos en temas de pretensiones de acompañamiento educativo. Lo forman 80 expertos de los que solo 17 tienen la condición de personal fijo de plantilla, cubriéndose el resto de plazas con expertos en comisión de servicios. La Cámara de Comptos sugiere normalizar la plantilla para mejorar su desempeño y transformarlo en centro de referencia para la red social didáctica.

En cuanto a la financiación de elementos para el alumnado con pretensiones concretas, el informe resalta la diferencia del planteo en la enseñanza pública y concertada. En la situacion de los centros públicos, el Departamento de Educación fija anualmente un número de horas de profesorado experto y las distribuye según el censo de alumnado. En los concertados hay una convocatoria de forma anual con un límite de gasto que aprueba el Gobierno. La consecuencia es que la asignación de elementos (profesorado de audición, lenguaje, minorías y pedagogía terapéutica) es menor en la situacion de la concertada. El informe ha calculado un déficit de prácticamente 2.000 horas de profesorado experto para los centros concertados.

En sus sugerencias finales, el informe solicita dotar a todos y cada uno de los centros de elementos suficientes para atender al alumnado con pretensiones concretas. También pide prosperar el control, rastreo y supervisión del censo del alumnado.

Más información

En Navarra hay 27.471 estudiantes con pretensiones concretas de Navarra, el 75% inscriptos en centros públicos