• miércoles 28 de septiembre del 2022
728 x 90

Empieza el desarrollo para la redacción del plan estratégico de disponibilidad integral de Pamplona 2022-2026

img

El Ayuntamiento adjudica los trabajos a las compañías Suma Urban Sustainability Consultants y Arbuniés y Lekunberri Asociados

PAMPLONA, 13 Jun.

Pamplona dió comienzo este lunes al desarrollo para tener un nuevo plan estratégico de disponibilidad integral de la región que reemplace al previo (databa de 2001) y que se realizará en tres fases de forma "participada" y que se extenderá de 2022 a 2016.

La Junta de Gobierno Local del Consistorio ha adjudicado en conjunto a las compañías Suma Urban Sustainability Consultants y Arbuniés y Lekunberi Asociados los trabajos de redacción del archivo. El plan contempla la realización de un diagnóstico del estado de hoy, el diseño de proposiciones y medidas de actuación desde las herramientas y la metodología correcta para llevarlas a cabo y, al final, un plan de implantación donde se contemplarán acciones para involucrar al grupo de la sociedad. Todo el desarrollo, en sus consecutivas fases, va a tener carácter participativo.

Así lo dió a saber este lunes en rueda de prensa el concejal de Proyectos Estratégicos, Movilidad y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Pamplona, Fermín Alonso, que indicó en su intervención que la ciudad más importante navarra "estuvo siempre y en todo momento a la cabeza de la incorporación de los colectivos con discapacidad", y fue "vanguardista" en la elaboración del plan de 2001, que "ha servido como guía para lograr la integración de la gente con discapacidad".

"A pesar de que Pamplona es un caso de muestra para muchas ciudades, es esencial ofrecer un paso mucho más", ha señalado, tras añadir que esta actualización es "indispensable, no solo por la obligación legal" que impone la ley foral 12/2018, de 14 de junio, de Accesibilidad Universal, "sino más bien pues hubo una evolución de la normativa y criterios de app, y pues la localidad se está convirtiendo velozmente impulsada por diferentes tácticas similares con la sostenibilidad y la competitividad urbanas".

"Estas políticas tienen que integrar asimismo a la gente con discapacidad, a fin de que no queden ajeno, ni muchísimo menos se vean perjudicadas por esta transición hacia la sostenibilidad urbana", ha remarcado Alonso, tras resaltar que "con la futura implantación del plan, Pamplona va a dar un nuevo paso en esta dirección, para atender todas y cada una de las maneras de variedad servible, sensorial y también intelectual resaltando, tanto la disponibilidad universal en los espacios públicos y las construcciones municipales, como la transformación en temas de disponibilidad desde la innovación en todos y cada uno de los ámbitos de relación entre la administración municipal y la ciudadanía".

Alonso, que ha apuntado que no es un plan "de Administración sino más bien de localidad", apostó por que Pamplona logre "ser disfrutada" por sus ciudadanos, "sean cuales sean sus situaciones funcionales y la causa de esas situaciones, así sean permanentes o coyunturales".

Para ello, se actuará amoldando el grupo de servicios y de herramientas tecnológicas y digitales, haciendo la ampliación de servicios y oferta cultural, didáctica, deportiva, de ocio y comercial, y abordando "todos esos cambios dirigidos a igualar en derechos y deberes a quienes muestran cualquier clase de contrariedad en su interacción con el medio físico y digital y en sus relaciones con la administración municipal".

Según Alonso, hablamos de un plan "de carácter estratégico, con vocación integral", que "desea acoger las pretensiones tanto de la gente con adversidades funcionales permanentes, como las coyunturales que se muestran en distintas etapas de la vida (ancianidad, niñez, maternidad...) de cara a poder la plena inclusión de todos y cada uno de los colectivos".

Contempla asimismo acciones de comunicación a la ciudadanía y agentes sociales, para aumentar la sensibilización del grupo de la sociedad en este ámbito en un largo plazo.

El primordial elemento sobre el que se marcha a trabajar es el ambiente urbano y edificado, si bien va a ser precisa la implicación de otras áreas puesto que el plan asimismo contempla la digitalización del ambiente, las relaciones entre la administración y la ciudadanía, y el grupo de servicios que proporciona el Ayuntamiento.

Esta labor "transversal" de la institución está incardinada en la Estrategia 2030-Agenda Urbana de Pamplona, puesto que la disponibilidad universal "es clave en cualquier plan 'de localidad' en un largo plazo que busque el avance urbano equilibrado, sostenible, competitivo y también que viene dentro". Esta Estrategia, por su parte, responde a la contribución de Pamplona a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.

El plan contempla múltiples fases y, en todas y cada una ellas, van a estar presentes la participación y la comunicación pública. La primera etapa, de diagnóstico, se extenderá hasta tras el verano y procurará, por una parte, detectar los conjuntos de interés "claves" en este ámbito que trabajan en variedad servible, personas mayores, campo económico y educativo ('sociograma'). También se va a invitar a formar parte a los colectivos de los distritos y a los distintos órganos de participación ahora establecidos, como el consejo municipal de personas mayores.

Por otro lado, se definirán los ámbitos y elementos específicos a valorar: vías y espacios públicos, moblaje, transporte, inmuebles municipales, servicios, plazas de estacionamiento para personas con movilidad achicada, normativa vigente, etcétera.

A partir de estas tareas anteriores de identificación, se concretarán en fichas todos y cada uno de los elementos diagnosticados de los diferentes ámbitos, detallando sus "probables faltas y pretensiones de adaptación a las novedosas normativas", para llegar "a lograr la disponibilidad universal en todos ellos desde la app de medidas correctoras que tienen que definirse en la etapa posterior".

En una segunda etapa, que empezará en el mes de octubre y se extenderá hasta el mes de enero de 2023, se diseñarán las medidas o proposiciones de actuación y, en este desarrollo, asimismo se involucrará a la ciudadanía y agentes sociales a través de herramientas como investigaciones-web y jornadas de participación. Se difundirán sus contenidos mediante distintos elementos y vías de comunicación.

Finalmente, entre los meses de febrero y abril de 2023, se definirá el plan de acción para llevar a cabo las medidas establecidas en la etapa previo y contrastadas con los agentes de participación del Plan.

Para ello, se desarrollarán asambleas técnicas a nivel municipal para entablar las tácticas y la programación específica de implantación entre 2022 y 2026, clasificar las preferencias, detectar a las áreas municipales causantes de cada medida a realizar y detallar los capitales precisos para llevarlas a cabo todos los años.

La iniciativa adjudicada contempla, además de esto, el lugar de indicadores de control, un programa de rastreo y el diseño de herramientas para la actualización persistente del plan final, de manera que Pamplona "sostenga en los próximos años la meta de sostenerse en la vanguardia de la disponibilidad universal y la inclusión".

El desarrollo participativo y el "esfuerzo de comunicación" contribuirán, por su parte, a "involucrar a la ciudadanía y a los agentes sociales en conseguir el placer efectivo de todas y cada una la gente que la habitan y que la visitan, de una administración municipal y de una localidad de forma plena inclusivas".

Más información

Empieza el desarrollo para la redacción del plan estratégico de disponibilidad integral de Pamplona 2022-2026