Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

El uso de Internet y redes sociales afecta el sueño del 27% de los jóvenes, revela estudio de Irache.

El uso de Internet y redes sociales afecta el sueño del 27% de los jóvenes, revela estudio de Irache.

En Pamplona, se ha revelado que el 27% de los jóvenes duermen menos debido a estar conectados a internet o a las redes sociales, según una encuesta realizada por la Asociación de Consumidores de Navarra Irache. Además, el 17% de ellos reconoce que esto afecta de alguna manera a sus relaciones familiares.

Por otro lado, un 11% de la población en general afirma descansar menos por estar en internet o en las redes sociales, y un 6% señala que esta actividad influye en sus relaciones familiares.

Según el estudio, los navarros pasan un promedio de 2,4 horas al día en internet o en redes sociales, llegando a 4 horas entre los menores de treinta años. La preocupación por el uso de internet ha aumentado en los últimos años, especialmente entre niños y adolescentes, según la asociación.

Ante esta situación, algunos padres están tomando la iniciativa de formar grupos para educar en el uso de móviles a los menores y retrasar la edad de compra de estos dispositivos. El objetivo es sensibilizar y llegar a acuerdos para reducir la presión social de adquirir un móvil desde una temprana edad.

Una encuesta realizada por Cíes por Irache revela que el 39% de los padres no supervisa lo que ven sus hijos en el móvil, la tableta o en internet. Además, cada vez más niños reciben un móvil a una edad más temprana, según datos del Instituto Nacional de Estadística.

En este contexto, la asociación Irache ha explicado que en otras comunidades se impulsan actividades para fomentar un "uso responsable" del teléfono móvil e internet, tanto por parte de los padres como de los hijos. Además, se han implementado medidas para limitar el uso de teléfonos móviles en colegios e institutos en varias comunidades autónomas.

El Gobierno de Navarra tiene previsto regular el uso de los teléfonos móviles en los centros educativos con el objetivo de limitar su uso durante la jornada lectiva. La propuesta busca más limitar el uso de estos dispositivos que prohibirlos y dependerá de la autonomía pedagógica y organizativa de cada centro, según la asociación Irache.

En resumen, Irache considera fundamental establecer un canal de comunicación entre padres, centros escolares, administración y expertos para encontrar medidas que eduquen a los menores en un uso adecuado de los teléfonos móviles.