Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

El Tribunal Superior de Justicia de Navarra dictamina el uso obligatorio del euskera en la rotulación de la Plaza de la Constitución de Pamplona.

El Tribunal Superior de Justicia de Navarra dictamina el uso obligatorio del euskera en la rotulación de la Plaza de la Constitución de Pamplona.

PAMPLONA, 8 Ene. - El Tribunal Superior de Justicia de Navarra ha dictaminado que la plaza de la Constitución de Pamplona debe rotularse también en euskera.

Según el Tribunal, de acuerdo con la Ordenanza Reguladora de la utilización del euskera, "la regla general es la rotulación en castellano y euskera, y la excepción, que debe interpretarse de manera restrictiva, permite la rotulación en un solo idioma, ya sea euskera o castellano".

En su sentencia, el Tribunal argumenta que el enfoque legal del caso examinado consiste en determinar si la denominación propuesta por el Ayuntamiento es o no un nombre propio y, por tanto, si es o no traducible. "Todo ello en aras de cumplir no solo con el texto literal, sino también con la finalidad del artículo 8 de la Ordenanza Municipal, entendiendo que las placas en calles, plazas y espacios públicos deben ser bilingües, ya que se dirigen al público en general", agrega el TSJN.

Los magistrados señalan que aunque es cierto que los nombres propios no admiten traducción y deben rotularse tal y como están registrados, ya sea en castellano o euskera, el término "constitución" es un nombre común y, por lo tanto, traducible. Incluso los términos "Carta Magna", "Norma suprema del ordenamiento jurídico" o "Ley de leyes" no convierten el término "constitución" en un nombre propio, destacan los magistrados.

En este sentido, el Tribunal no comparte la argumentación defendida por el Ayuntamiento de Pamplona, según la cual la denominación de las calles genera un nuevo nombre propio. "La denominación da lugar a un nombre nuevo para un lugar, pero ese nombre será propio o común según su naturaleza, sin que el hecho de atribuir una denominación a una calle lo convierta necesariamente en nombre propio, a pesar de la singularidad que pueda tener respecto a otros", reitera el TSJN.

Esta sentencia es el resultado de un recurso presentado por el entonces concejal del Ayuntamiento de Pamplona Joseba Asiron (EH Bildu), quien ahora es el alcalde, contra la decisión del Consistorio de no rotular la plaza en euskera.

En junio de 2022, el Tribunal Administrativo de Navarra (TAN) estimó el recurso de Asiron y el Ayuntamiento apeló. En marzo de 2023, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 2 de Pamplona confirmó la decisión del TAN. Esta sentencia, que también fue objeto de apelación por parte del Ayuntamiento de Pamplona, ha sido ahora confirmada por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJN.