• domingo 5 de febrero del 2023
728 x 90

El periodista Philip Obaji Jr. y la Fundación Wassu consiguen 'ex- aequo' el Premio Internacional Jaime Brunet

img

PAMPLONA, 9 Dic.

El periodista y activista nigeriano Philip Obaji Jr. y la entidad sin ánimo de lucro Fundación Wassu obtuvieron 'ex- aquo' el Premio Internacional Jaime Brunet a la Promoción de los Derechos Humanos de la Universidad Pública de Navarra (UPNA), cuyo fallo se dió a entender este viernes, víspera del Día Internacional de los Derechos Humanos.

De Philip Obaji Jr., el jurado ha señalado su "intrépido actividad como periodista" por su documentación de "mucho más de cien abusos contra los derechos humanos realizados por la parte de mesnaderos del Grupo Wagner y sus socios en África Occidental, en especial en Mali y la República Centroafricana, pese a las amenazas, en un contexto increíblemente arriesgado, desenterrando y retratando vívidamente las historias particulares de personas alejadas y asiladas en África Occidental y Central", entre otras caracteristicas.

En la situacion de la Fundación Wassu, el jurado ha subrayado su trabajo de "decidida pelea contra la mutilación genital femenina" desde su creación en Gambia en 1999 por la maestra Adriana Kaplan, antropóloga y catedrática de Transferencia Social del Conocimiento de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

El nombre los premiados se desveló en un acto en el que estuvieron presentes Joaquín Mencos Doussinague, presidente del jurado y vicepresidente de la Fundación Brunet, y el vocal de la Fundación Patricio Hernández Pérez. El premio está dotado con 36.000 euros, cantidad que se va a repartir por igual entre la persona y la entidad premiadas, o sea, sendos 18.000 euros.

En la situacion de Philip Obaji Jr., el fallo asimismo resalta su "cobertura informativa de las víctimas de Boko Haram en Nigeria y de los abusos realizados contra las mujeres en Mali, vendidas a traficantes en Níger", tal como la demanda del "empleo de Facebook por la parte de los traficantes para explotar a los asilados cameruneses en Nigeria", tarea que ha contribuido "a la sensibilización de los gobiernos y los actores humanitarios". El periodista africano es corresponsal del periódico The Daily Beast, lugar desde el que efectúa su tarea de demanda de estas violaciones de derechos humanos.

Tal y como se enseña en la documentación de la candidatura al premio, el periodista lleva a cabo su tarea en un contexto peligrosísimo. Algunas de sus fuentes en la República Centroafricana fueron asesinadas o han desaparecido en "situaciones enigmáticas" y él mismo ha escapado de un intento de atrapa de Boko Haram. Además, así como se señala en la candidatura, su fotografía circula en foros de discusión de internet de trolls rusos, donde es señalado como un "agente de todo el mundo occidental" que ha de ser eliminado, gracias a sus demandas sobre el conjunto paramilitar ruso Wagner que, aparte de operar en África, asimismo lo realiza en Ucrania. En los dos sitios, el periodista ha documentado y denunciado violaciones, torturas y homicidos a manos de estos mesnaderos, añade.

En cuanto a la Fundación Wassu, varios de los logros mucho más interesantes en Gambia, así como se señala en el fallo, fueron los de alzar el veto que prohibía charlar de la mutilación genital femenina (MGF), la iniciativa de un ritual alterno de "iniciación sin mutilación", la realización de estudios clínicos que aportan evidencia a nivel científico sobre las secuelas para la salud de esta agresión, la organización de foros de discusión de todo el mundo para emprender la cuestión, la creación de un Programa Nacional de Formación a expertos de la salud, el avance de un currículo académico adjuntado con la publicación de un manual en prevención y atención (incorporado en todas y cada una de las academias de Ciencias de la Salud de Gambia), y, por último, la promulgación en 2015 de una ley que prohíbe la mutilación genital femenina en este país africano.

En Gambia, se estima que 12.623 personas fueron adjudicatarias directas de las acciones de sensibilización y capacitación incluídas por la Fundación, que trabaja fomentando y asegurando el abandono de la MGF entre las futuras generaciones. Además, la metodología desarrollada y también incorporada fué asimismo exportada a Kenia, Tanzania y Senegal. Tal y como se expone en el fallo, todas y cada una estas ocupaciones "tuvieron, además de esto, su réplica en España, donde se ha desplegado una definitiva intervención precautoria contra esta clase de prácticas en este país".

La Fundación Jaime Brunet es una fundación cultural privada, cuyos fines son el promuevo del respeto a la dignidad humana, a las libertades escenciales y a los derechos humanos, tal como la erradicación de ocasiones y tratos inhumanos o degradantes. Entre otras ocupaciones, convoca el premio Jaime Brunet Romero con el objetivo de distinguir un trabajo científico, literario o audiovisual o la trayectoria de un individuo o institución que haya señalado en la promoción de los derechos humanos. En total, la fundación ha concedido desde 1998 veintidós Premios Internacionales Jaime Brunet; el último, en 2021, a Monseñor José Luis Azcona.

Más información

El periodista Philip Obaji Jr. y la Fundación Wassu consiguen 'ex- aequo' el Premio Internacional Jaime Brunet