Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

El número de divorcios en Navarra incrementa drásticamente en el segundo trimestre

El número de divorcios en Navarra incrementa drásticamente en el segundo trimestre

Las demandas de disolución matrimonial aumentaron un 16,5% en el segundo trimestre de este año en la región de Navarra, según revela el informe del servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial. Durante los meses de abril a junio, se tramitaron un total de 345 casos de separación o divorcio, en comparación con los 296 casos del mismo período del año pasado.

Este incremento en las demandas de disolución matrimonial se ha convertido en una preocupación para la sociedad navarra, ya que refleja una tendencia al alza en la ruptura de parejas en la región.

El informe también revela que durante el segundo trimestre se presentaron 6 demandas de separación contenciosas, 2 más que en el mismo período del año anterior, así como 16 demandas de separación consensuadas, 5 más que en el año pasado, lo que representa un aumento del 45%

En cuanto a los procesos de divorcio, se instaron 214 casos de mutuo acuerdo, un aumento del 12% en comparación con el año anterior, y 109 casos no consensuados, un incremento del 21,1%.

En términos generales, en Navarra se iniciaron 124 procedimientos de modificación de medidas consensuadas y contenciosas durante este trimestre.

Por último, en los procedimientos relacionados con la guarda y custodia de hijos no matrimoniales, se presentaron 96 demandas de mutuo acuerdo, un aumento del 26,3% en comparación con el año anterior, y 159 demandas no consensuadas, un incremento del 67,4%.

Según el informe, Canarias encabeza la lista de regiones con el mayor número de demandas de disolución matrimonial por cada 100,000 habitantes, con un índice de 63,4. Le siguen las Islas Baleares, la Comunidad Valenciana, Galicia, Cataluña, Aragón, La Rioja, Castilla-La Mancha y finalmente, Navarra, con una tasa de 51,3. Todas estas regiones superaron la media nacional, que se situó en 50,8.

En contraste, las tasas más bajas se registraron en Asturias, Cantabria, Castilla y León, y País Vasco.