• domingo 27 de noviembre del 2022
728 x 90

El músico Manuel Turrillas protagoniza la microexposición de octubre en el Archivo de Navarra

img

PAMPLONA, 14 Oct.

El Archivo Real y General de Navarra dedica su microexposición del mes de octubre a mostrar al público varios de los documentos que mantiene relacionados con la trayectoria del músico navarro Manuel Turrillas Ezcurra, conocido popularmente como el Maestro Turrillas, en el momento en que se cumplen 25 años de su fallecimiento.

En preciso, se dan a conocer documentos como el libro de matrícula de la Academia Municipal de Música de Pamplona de 1930, en el que figura como alumno de armonía, y otros que fueron donados en 2017 por sus seis hijos, como son las partituras auténticos de '¡Aupa Osasuna' y 'Aurora a San Francisco Javier', por ejemplo.

Bajo el título '25 años del fallecimiento de Manuel Turrillas Ezcurra (1905-1997)', se muestra una exhibe de pequeño formato, de ingreso libre y gratis, que continuará abierta en la galería baja del Archivo de Navarra todos y cada uno de los días del mes de octubre de diez a 14 horas y de 17 a 20 horas.

Entre los navarros que alcanzaron popularidad en el arte musical a lo largo del siglo XX, la figura de Manuel Turrillas Ezcurra, quien fuera popular habitual y respetuosamente como el Maestro Turrillas, "ocupa sitio señalado por derecho propio, tanto por su talento como compositor como de clarinetista", comentan los causantes de la microexposición.

Manuel Turrillas Ezcurra nació en la ciudad de Barásoain en 1905. Sin embargo, con solamente 22 años él y su familia se trasladaron a vivir a Pamplona, localidad que se transformó en su patria chavala de adopción. Una vez en la ciudad más importante navarra, ingresó en calidad de educando en la banda La Pamplonesa y comenzó asimismo a recibir capacitación musical reglada en la Academia Municipal de Música de Pamplona.

Precisamente la exhibe se abre con el libro de matrícula de estudiantes del curso 1930-1931 de este centro de capacitación, en el que consta como alumno de los estudios de armonía el nombre de Manuel Turrillas.

Tras la guerra, la relación del músico de Barásoain con la banda La Pamplonesa se acentúa al conseguir plaza de clarinetista, la que sostuvo hasta su jubilación, acontecida en 1978.

"Fue exactamente su relación con la banda la que influiría de forma esencial en la actividad de Turrillas como compositor musical, donde mostró interés en la creación de armonías destinadas a ser interpretadas por bandas de música y en las que la predominación de los sones populares y regionales fue nota propia señalada", comunican.

En este sentido, en la micromuestra se exhibe la partitura de una de sus primeras creaciones de este género, un pasodoble que se titula '¡Ese es Marín!, dedicado en 1946 a los toreros navarros Julián y también Isidro Marín, informó el Gobierno en una nota.

En años consecutivos ciertas de sus creaciones alcanzaron enorme popularidad. Algunas de sus proyectos pasaron próximamente a engrosar el repertorio clásico musical regional navarro. Destacan 'Pamplona, Perla del Norte' o 'Pamplona, Feria del Toro'. Sin embargo, la faceta como compositor de Turrillas englobó asimismo a la música rápida (valses, boleros, cumbias...) y asimismo a proyectos de temática religiosa o institucional de las que es ejemplo el 'Canto de Bienvenida a Su Santidad Juan Pablo II', compuesto en 1982 con ocasión de la visita a Navarra ese año del pontífice.

Sin embargo, el reconocimiento de la actividad como compositor de Manuel Turrillas en lo que a su vinculación con las festividades populares y, específicamente, con las fiestas de San Fermín tiene relación, se basó en parte importante por la angosta relación que sostuvo con las entidades culturales y lúdicas de Pamplona.

A estos efectos, Turrillas compuso los himnos de un óptimo número de peñas sanfermineras pamplonesas como los del Bullicio Pamplonés o la Armonía Chantreana, tal como de otras entidades asociativas de la región. Es la situacion de Los Amigos del Arte. Algunas de estas partituras asimismo se dan a conocer en la microexposición.

Tras recibir en vida un óptimo número de homenajes a su trayectoria, entre aquéllos que resalta la concesión de la Medalla de Oro de Pamplona (localidad que le había nombrado Hijo Predilecto en 1983) Manuel Turrillas Ezcurra murió en la ciudad más importante navarra en 1997.

Más información

El músico Manuel Turrillas protagoniza la microexposición de octubre en el Archivo de Navarra

Noticias de hoy más vistas