Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

El Ayuntamiento de Pamplona se retracta de construir el estacionamiento en la calle Sangüesa.

El Ayuntamiento de Pamplona se retracta de construir el estacionamiento en la calle Sangüesa.

El Ayuntamiento de Pamplona ha anunciado su decisión de abandonar la construcción del aparcamiento vecinal subterráneo en la calle Sangüesa. Según la Junta de Gobierno Local, se han iniciado los trámites para resolver la concesión administrativa que se otorgó el pasado mes de junio para la construcción y uso de este estacionamiento.

El concejal delegado de Gobierno Estratégico, Urbanismo, Vivienda y Agenda 2030, Joxe Abaurrea, ha declarado que este proyecto ha sido objeto de una importante protesta vecinal, principalmente debido a la falta de consideración de la opinión de los residentes y de la mayoría de la Corporación. También ha criticado la unilateralidad y la imposición de UPN. Se espera que el expediente administrativo se inicie en una próxima Junta y que el procedimiento de resolución del contrato se complete en febrero.

La decisión de resolver el contrato y detener definitivamente las obras del aparcamiento subterráneo se basa en el fuerte rechazo de los residentes y en la necesidad de aprobar previamente de manera definitiva el Plan Especial de Actuación Urbana (PEAU) del Segundo Ensanche. El Ayuntamiento plantea la necesidad de analizar y abordar la demanda de estacionamiento en este barrio a través del PEAU. Además, se llevará a cabo una separata para trabajar específicamente en temas de movilidad y estacionamiento, incluyendo una encuesta vecinal amplia.

El concejal también ha anunciado que se mantendrá en la previsión la reorganización de la Plaza de la Cruz. Se espera que esta medida permita encontrar soluciones a corto plazo y mejorar el resultado final. Aunque algunos medios interpretan esta decisión como un rechazo al proyecto original, Abaurrea ha afirmado que es una reconsideración positiva que ofrece la oportunidad de mejorar el diseño.

El aparcamiento subterráneo de la calle Sangüesa iba a contar con 346 plazas de estacionamiento para vehículos y 45 plazas para motocicletas. Su construcción tendría lugar en un tramo de la calle Sangüesa y se realizarían obras de reurbanización en la calle y en la Plaza de la Cruz. El presupuesto total de la actuación ascendía a 13,7 millones de euros y la concesión sería por 75 años.

La decisión de suspender temporalmente las obras se produjo en respuesta al rechazo vecinal y las dudas planteadas por diferentes grupos municipales. La mayoría municipal solicitó que se paralizara el proyecto y se reconsideraran las obras.