• domingo 5 de febrero del 2023
728 x 90

El arzobispo de Pamplona recuerda a Benedicto XVI como un "papa humilde" y resalta su "privacidad profunda" con Cristo

img

PAMPLONA, 7 Ene.

El arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Francisco Pérez, ha oficiado este sábado, en la Catedral de Pamplona, una misa funeral por Benedicto XVI donde le ha recordado como un "papa humilde" y ha señalado la "privacidad profunda que tenía con Jesucristo".

En su homilía, Pérez ha recordado las expresiones del Papa emérito a los jóvenes alemanes, en el mes de septiembre del año 2011, en la localidad de Friburg (Alemania), en las que les animó a buscar "la osadía de ser santurrones refulgentes, en cuyos ojos y corazones reluzca el cariño de Cristo, llevando de esta manera luz al planeta".

"La excelencia del secreto es mucho mayor que toda nuestra ciencia", aseguró el arzobispo, que explicó que, de ahí que, Benedicto XVI eligió 2 expresiones de la tercera carta de San Juan, 'Cooperador de la Verdad', como lema episcopal y asimismo como el lema de su pontificado. "Cuánto mucho más leemos sus escritos, mucho más observamos que tiene una cabeza muy lúcida y no cesa de proteger la realidad que es Cristo. En él converge una corriente que exhibe la hondura de la razón, siempre y en todo momento asegurada y también alumbrada por la fe", ha señalado.

Francisco Pérez ha defendido que "la sociedad precisa reforzar en el sentido de la trascendencia pues la inmanencia, por sí misma, atrofia lo mucho más sagrado que hay en el hombre". Y ha advertido que "en el momento en que el hombre se sostiene en sí y solo en sí, tiene el enorme riesgo de perder lo mucho más humano que hay en él: la luz de Cristo, la luz de la vida". "No tenemos la posibilidad de olvidar que se debe de preservar la llama que Dios ha encendido en nuestros corazones el día de nuestro bautismo", ha recalcado.

El arzobispo de Pamplona ha señalado que "vivimos un tiempo de grave crisis. Un tiempo en el que se desvaloriza la realidad y se transforma en patraña existencial". Y ha recordado las expresiones de Benedicto XVI "que manifiestan el enorme reto que el día de hoy tiene la sociedad en relación a la realidad". "En el momento en que el relativismo ética se absolutiza representando a la tolerancia, los derechos básicos se relativizan y se abre la puerta al totalitarismo", ha mencionado de los escritos del papa emérito.

"El relativismo es la crisis de la realidad pues se cree que el hombre no es con la capacidad de entender la realidad. Es una actitud general frente al enorme desafío de la realidad", ha advertido Pérez, que ha lamentado que "se siente la realidad como un techo que limita nuestras opciones y nuestro despliegue personal, cultural y popular". "Sin embargo, la realidad es una base estable sobre la que se lleva a cabo la imaginación popular y personal. Cuanto mayor sea nuestro acompañamiento sobre la realidad mucho más estable y mucho más alta va a ser la construcción efectiva de proyectos y de proposiciones. El relativismo empequeñece al hombre, la realidad lo engrandece", ha subrayado.

Finalmente, Francisco Pérez ha destacado que "en Benedicto XVI tuvimos un Papa humilde que ha conocido postergar su yo y se dejó llevar por el pensamiento y vida del mejor profesor". "Sus escritos exudan la privacidad profunda que tenía con Jesucristo. Sin rubor y sin temores los va desgranando como una experiencia mística y en comunión con la doctrina de la Iglesia. Con su asistencia, quienes tengan inquietudes o estén ausentes de la vida en Cristo tienen la posibilidad de solucionar sus inquietudes y hallan el sendero de la conversión a Dios", ha manifestado.

Más información

El arzobispo de Pamplona recuerda a Benedicto XVI como un "papa humilde" y resalta su "privacidad profunda" con Cristo