• miércoles 28 de septiembre del 2022
728 x 90

El 97,4% de la población navarra tiene anticuerpos en oposición al COVID-19

img

El estudio de Salud declara que el 62% de la ciudadanía tiene anticuerpos por haber vivido la infección y sostiene la inmunidad

PAMPLONA, 29 Jul.

El 97,4% de la población navarra mayor de 5 años tiene anticuerpos en oposición al COVID-19, así sea por haberse vacunado o por haber vivido la infección, según revela el estudio de seroprevalencia efectuado por el Departamento de Salud. El trabajo, además, cree que el 62% de la ciudadanía pasó la infección y sostiene la inmunidad, un porcentaje que sobrepasa el 80% en menores de 30 años y que desciende paulativamente con la edad hasta el 26% que muestra el rango de mayores de 80 años.

Desarrollado por el Instituto de Salud Pública (ISPLN) de Navarra, en colaboración con el Hospital Universitario de Navarra (HUN), el Hospital Reina Sofía de Tudela y los centros de salud de Atención Primaria, el estudio concluye que la enorme mayoría de la población navarra tiene anticuerpos en oposición al COVID-19, alcanzando una prevalencia en promedio del 97,4% en la población mayor de 5 años.

Así lo han explicado este viernes en rueda de prensa la consejera de Salud, Santos Induráin, al lado de la gerente del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN), Marian Nuin, y al epidemiólogo del servicio de epidemiología y prevención sanitaria del ISPLN, Jesús Castilla. Indurain ha señalado la apuesta y el ahínco para la realización de un trabajo que "contribuye información importante" y datos esenciales que servirán como "herramienta de administración sanitaria".

La consejera ha expuesto que "la combinación de los anticuerpos naturales por haber vivido la infección y de los vacunales nos da ahora mismo una alta protección en frente de las adversidades graves de infección por coronavirus". No obstante, ha incidido en "proseguir con las cautelas y las medidas precautorias en la gente atacables".

Según el estudio, entre el 93,4% y el 95,6% de la población mayor de 18 años de Navarra tiene títulos altos de anticuerpos en frente de la espícula del SARS-CoV-2, que se comentan por la vacunación o por haber vivido la infección. Este porcentaje desciende al 78,5% en el conjunto de 5 a 17 años, lo que es consistente con las coberturas vacunales registradas por tramos de edad.

Por su parte, se calcula que el 62% de la población tiene anticuerpos anti-nucleocápside positivos, esos que son indicativos de haber vivido la infección. Este porcentaje sobrepasa el 80% en menores de 30 años y desciende paulativamente con la edad, hasta un 26% en mayores de 80 años.

También, el trabajo encuentra una situación de doble inmunidad en precisamente el 70% de menores de 30 años y en mucho más de la mitad de todos y cada uno de los conjuntos de edad menores de 60 años. El 2,6% de la población estudiada no tenía anticuerpos en frente de la nucleocápside (indicativa de infección natural) ni en frente de la espícula, con lo que "estaría desamparada" en frente de una eventual infección.

A partir de 60 años de edad, mucho más de la mitad de la gente tiene anticuerpos en oposición al COVID-19 dependientes solo de la inmunidad vacunal, pero no tiene anticuerpos en frente de la nucleocápside como no había contraído la infección, lo que les hace mucho más susceptibles a inficionarse en el caso de exposición. En ese sentido, más allá de que la vacuna no tiene una eficiencia gran al impedir los contagios (en especial desde la llegada de la variación Ómicron y sus subvariantes), sí tiene un papel primordial para achicar la gravedad de la infección, tal como el peligro de hospitalización y la oportunidad de desarrollar cuadros mucho más graves.

Jesús Castilla indicó que "debemos habituarnos a que la infección por coronavirus no es una infección que se pase una vez en la vida, se puede pasar mucho más ocasiones, pero lo habitual es que las consecutivas ocasiones vayan siendo mucho más leves; aun comencemos a no proporcionarles relevancia, no nos alteren la vida, y uno día te sientes con algo de catarro y al día después puedes llevar a cabo vida habitual". "Esa es la evolución esperable", ha comentado.

El estudio transversal de prevalencia de anticuerpos en sangre se efectuó mediante una encuesta seroepidemiológica en la población habitante en Navarra mayor de 5 años cubierta por el Servicio Navarro de Salud (SNS), que alcanzó a 1.461 personas, a las que se les efectuó una extracción de sangre entre el 26 de abril y el 3 de junio, ha detallado Nuin.

Se consiguió el permiso informado escrito de los pacientes o de sus causantes legales, y se excluyeron pacientes con clínica sospechosa de infección activa o con antecedente de contacto ajustado de un caso de COVID-19 en los últimos diez días, trabajadores sanitarios, habitantes en centros colega-sanitarios y apartados. El reclutamiento se efectuó en pacientes de Atención Primaria, nivel en el que participaron 35 equipos de los centros de salud y 231 expertos.

De cada participante se consiguió una exhibe de suero para la realización de serología para SARS-CoV-2 en el Hospital Universitario de Navarra o en el Hospital Reina Sofía de Tudela, usando técnicas de CLIA comerciales. En cada exhibe se hicieron 2 determinaciones: Anticuerpos antiproteína N de la nucleocápside, indicativos de inmunidad por exposición natural, y Anticuerpos antiproteína S de la espícula, los que se positivizan en la contestación inmune a la vacunación y asimismo tienen la posibilidad de ser positivos tras la exposición natural.

Sobre la cuarta dosis de la vacuna, Marian Nuin dijo que "la apuesta es por aguardar a otoño para poder ver la disponibilidad de las novedosas vacunas, salvo que la situación epidemiológica nos diese una urgencia mayor". "Nos encontramos yendo hacia incidencias menores, y si bien la hospitalización aún es alta, aguardamos que vaya reduciendo", ha señalado, para comentar que se baraja vacunar en el mes de septiembre-octubre, "lo que nos daría una protección mucho más durable si contamos la novedosa disponibilidad de novedosas vacunas que es lo que aguardamos".

Nuin explicó que esta cuarta vacuna sería para la gente mayores de 60 años (prioritariamente los mayores de 80 años), trabajadores sanitarios y sociosanitarios y para personas de prominente peligro.

Sobre si se pondría al unísono que la vacuna para la gripe, la gerente de ISPLN ha comentado que "es un enfrentamiento abierto, se está valorando de forma continua este tema". "Está acordado que dependiendo de la situación epidemiológica y de la disponibilidad de vacunas se va a tomar la resolución y si la situación necesita poner antes, se va a poner", ha comentado.

En cuanto a la situación de la gente ingresadas hoy en Navarra por COVID-19, la consejera indicó que "los capital están bajando". "En este instante se dan mucho más altas que capital", ha comentado.

Más información

El 97,4% de la población navarra tiene anticuerpos en oposición al COVID-19