• domingo 5 de febrero del 2023
728 x 90

EH Bildu ofrece hacer un fondo de ayudas en frente de la pobreza energética dotado con por lo menos un millón de euros

img

Asiron critica que el arreglo de la pasarela de Labrit esté costando mucho más que las de novedosa creación efectuadas estos últimos años

PAMPLONA, 17 Oct.

El conjunto municipal de EH Bildu en el Ayuntamiento de Pamplona defenderá en la próxima comisión de Presidencia la creación de un fondo de ayudas para batallar la pobreza energética dotado con, "cuando menos", un millón de euros, extensibles "según las pretensiones que se adviertan".

Así lo dió a entender este lunes en rueda de prensa el representante de EH Bildu en Pamplona, Joseba Asiron, que comparecía adjuntado con el edil Borja Izagirre.

Según explicó Asiron, las familias en situación vulnerable y comunidades con calefacción central serían las potenciales adjudicatarias de esta medida, que se integra en un plan que incluye asimismo la apuesta por implicar "activamente" al Ayuntamiento de Pamplona en la creación de centrales de biomasa en los distritos como opción alternativa al consumo de gas, o impulsar la creación de comunidades energéticas de autoconsumo.

Asiron ha señalado que gracias a la "inflación desbocada" y al hecho de que los costos se estén "tirando", este invierno habrá "serios problemas para muchas familias en el ingreso a la energía para el calor". "Requerimos reaccionar para impulsar resoluciones de urgencia en frente de la pobreza energética, al lado de resoluciones de cambio de modelo energético", ha apuntado.

En este sentido, explicó que este plan se distribuye en 2 enormes ámbitos, medidas de carácter "urgente y paliativo", firmes en ayudas económicas a familias, y por otra parte medidas de carácter "mucho más estructural", que se repartirían en otros tres ámbitos: rehabilitación de inmuebles para progresar la eficacia y ahorro energético, la substitución progresiva de gas por biomasa para ofrecer "mayor seguridad, mejor precio y mejor sostenibilidad a las infraestructuras de calefacción", y el impulso a las comunidades energéticas en las edificaciones tanto públicas como privadas, dirigidas al autoconsumo.

El fondo de ayudas contra la pobreza energética, tal como una instrucción particular de Alcaldía a las entidades de vecindario para encender un sistema de detección y rastreo de ocasiones de pobreza energética "que hay en todos los distritos", se enmarcan en las medidas "urgentes".

En su exposición, Asiron explicó que para arrancar el fondo de ayudas sería precisa una modificación "urgente del presupuesto de 2022" y "si Navarra Suma no lo impulsase", plantearán a el resto conjuntos de la oposición incorporarlo a los capitales de 2023, "dando carácter retroactivo si fuera exacto a ciertas ayudas".

Familias en situación vulnerable y comunidades con calefacción central serían 2 de las receptoras potenciales de este género de ayudas puesto que, si bien el Gobierno de España mostró su predisposición a trabajar este punto, "queda por ver si se equiparará al resto de hogares".

En cuanto a las medidas de carácter "estructural", Asiron ha señalado la apuesta en un medio plazo por impulsar centrales de biomasa en los distritos de la región. Al respecto, Asiron ha planteado una partida de quinientos mil de euros a fin de que el Ayuntamiento participe, al lado del Gobierno de Navarra, en el accionariado de la primera planta de biomasa a enorme escala que se está creando en la Txantrea.

En exactamente el mismo chato está la iniciativa de impulsar las comunidades energéticas para el autoconsumo eléctrico. EH Bildu expone que, de cara a 2023, se impulsen hasta 4 novedosas comunidades de este estilo en otras dotaciones municipales en distintas distritos que tomarían como un ejemplo la que se está impulsando en el instituto de Mendillorri. Además, se ofrece realizar al lado de Príncipe de Viana y asociaciones un informe y normativa para la incorporación de placas fotovoltaicas en el Casco Viejo, "sabiendo el régimen de protección al que está sometido".

Por otro lado, Asiron apostó por impulsar la adaptación de la oficina de rehabilitación y PCH a fin de que sean "herramientas mucho más proacticas y próximas a los distritos en los procesos de rehabilitación integral", tal como prolongar a todos distritos el nivel máximo de ayudas municipales a la rehabilitación, a las que pueden entrar "solo el Casco Viejo y el Ensanche".

También se expone acrecentar un 150% la partida de subvenciones para energía eléctrica fotovoltaica de autoconsumo en inmuebles en el término municipal. En preciso, se expone pasar de los 40.000 euros recientes a, por lo menos, cien.000 euros.

En exactamente la misma línea, EH Bildu solicita hacer una oficina presencial modelo Efidistric-Txantrea en Arrosadia-Milagrosa para impulsar la rehabilitación energética.

La última iniciativa expone recobrar el emprendimiento del Operador Energético Municipal como herramienta para el avance y rastreo de toda la estrategia de transición energética con funcionalidades de comercializadora municipal o administración de las comunidades energéticas municipales y de los excedentes.

En contestación a los medios sobre la pasarela de Labrit, Asiron ha señalado que, en sus últimos alegatos, el edil de Navarra Suma Fermín Alonso "incorporó un apunte nuevo que no entendemos de dónde ha sacado, diciendo que la construcción de una pasarela se iría sobre los 2 millones, cosa que es verdaderamente noticiable por el hecho de que todas y cada una de las pasarelas que se han construido en los últimos tiempos en Pamplona, ni solo una de ellas, llegó al millón". Como ejemplo de esto, ha mencionado creaciones como las de San Jorge, que costó cerca de 950.000 euros, o la de Aranzadi, que "se plantó en 850.000 euros".

"Cabe preguntarse de qué forma posiblemente reparar una pasarela que existía se haya ido hasta 1.200.000 euros, y todavía no observamos el desenlace, en el momento en que el resto de pasarelas que se están creando estos últimos años, ni solo una de ellas, llegó al millón", ha reivindicado.

Según Asiron, esto se origina por la "cabezonería" del alcalde, Enrique Maya, y a sus "intereses partidistas, por no estimar admitir que se confundieron". "Se encontró con lo que los reportes venían diciendo y nos está costando cerca de 1.200.000 euros, mucho más de lo que valen las pasarelas novedosas", ha criticado, tras cuestionar "de qué forma posiblemente haya habido que destripar la pasarela durante 3 años".

Más información

EH Bildu ofrece hacer un fondo de ayudas en frente de la pobreza energética dotado con por lo menos un millón de euros