• viernes 01 de julio del 2022
728 x 90

Doce alumnos de la UPNA efectúan prácticas formativas en ámbitos rurales de Navarra este verano

img

PAMPLONA, 23 Jun.

Doce alumnos de la Universidad Pública de Navarra (UPNA) efectúan prácticas formativas este verano en ayuntamientos de menos de 5.000 pobladores de la Comunidad foral. Lo hacen merced a la primera edición de Campus Rural, una idea impulsada por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, con el acompañamiento del Ministerio de Universidades y de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE).

El propósito es reconectar a los jóvenes con el territorio y beneficiar el papel de la facultad en la reactivación de las áreas despobladas. El programa posibilita a los alumnos universitarios capacitación y experiencia en gestiones, organizaciones, compañías y también instituciones de estos ámbitos.

En preciso, Campus Rural deja a los alumnos de Grado o Máster oficial de cualquier especialidad llenar su capacitación con el avance de prácticas académicas, curriculares y extracurriculares en ayuntamientos de menos de 5.000 pobladores o núcleos rurales bajo ese umbral, con la meta de arrimar talento a los pueblos en situación de puerta de inseguridad territorial.

El encargado del Gobierno en Navarra, José Luis Arasti, ha visitado este jueves una de las compañías que tiene una estudiante en prácticas de Campus Rural. Se trata de Largoiko S.L., con origen en Villatuerta, que se dedica al avance y fabricación de maquinaria particular con la incorporación de las últimas tecnologías, como visión artificial o robótica.

Arasti estuvo acompañado en la visita por el responsable del Departamento de Ingeniería, Alejandro Ortigosa, por la vicerrectora de Estudiantes, Empleo y Emprendimiento de la UPNA, Cristina Bayona, y por la regidora de Villatuerta, María José Calvo.

Se han entusiasmado por la experiencia de Anne Portillo, que efectúa sus prácticas en Largoiko y es una las 12 alumnos de la UPNA que forman parte en la primera edición de Campus Rural. De ellos, seis tienen perfil de ciencias y otros seis, de humanidades y sociología, y todos fueron elegidos según los criterios establecidos en el software.

Las prácticas, en la situacion de Navarra, van a durar tres meses, se desarrollan entre el 1 de junio y el 31 de agosto y tiene una asistencia económica de 1.000 euros bárbaros por mes por alumno, al lado de la obligada cobertura de costos derivados de la Seguridad Popular. Los alumnos tienen que residir en el concejo donde efectúan las prácticas o en un concejo de afines peculiaridades a no mucho más de 20 km de distancia, lo que les deja saber mejor su sitio de destino.

Se han adherido al programa un total de 36 universidades españolas, entre ellas, la UPNA, que incorporan por vez primera este modelo de inmersión rural, ayudando a dinamizar el tejido productivo popular y también institucional de estos ámbitos, visibilizar las ocasiones socioeconómicas, fijar novedosa población y beneficiar la cohesión territorial.

Asimismo, dejará promover la conexión sensible del alumnado con el territorio y el saber del medio rural, rompiendo prejuicios y estereotipos y fomentando la cuenta del medio rural como rincón de ocasiones cualificadas de futuro. El beneficio es mutuo: las pupilas y estudiantes van a poder entender y comprender mejor su país, y los territorios despoblados van a recibir una aportación de talento.