• lunes 26 de septiembre del 2022
728 x 90

Cuatro de cada cinco mayores de 80 años eligen vivir en su casa en vez de en una vivienda

img

Así se desprende de una encuesta efectuada a personas mayores de 65 años en la Comunidad Foral, llevada a cabo por Derechos Sociales

PAMPLONA, 26 Ago.

Cuatro de cada cinco personas mayores de 80 años habitantes en Navarra eligen vivir en la vivienda en el caso de requerir asistencia para todas y cada una de las ocupaciones básicas de su historia día tras día. Solo el 21% de esta franja de edad viviría en una vivienda en un caso así, un apunte que señala que, de acuerdo la gente se aproximan mucho más a una situación de necesidad acuciante, se fortalece la decisión del hogar propio como rincón de vivienda.

Así se refleja en el estudio 'Encuesta a personas mayores de 65 años de la Comunidad Foral de Navarra' efectuado por el Observatorio de la Realidad Social, ligado del Departamento de Derechos Sociales, cuyos desenlaces han anunciado en rueda de prensa la consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu, y el directivo general del Observatorio de la Realidad Social, Luis Campos.

Maeztu, aseguró que, merced a este estudio, se puede inferir que "las políticas del Gobierno de Navarra están muy alineadas con las solicitudes de la gente mayores". "Exactamente, se hace un considerable esfuerzo en prosperar las ayudas para la contratación de cuidadores expertos en el hogar, la teleasistencia avanzada, nuevos centros de día, ayudas para modelos de acompañamiento y adaptación de casas y un largo etcétera, todo lo que repercute en que se atienda de la mejor forma viable a la gente en situación de dependencia en sus domicilios", ha señalado.

Igualmente, ha señalado que "si bien es minoritario, un porcentaje esencial de personas mayores se siente sola, lo que hace preciso proseguir haciendo más fuerte las tácticas de envejecimiento activo y de prevención de la soledad no deseada".

Por último, la consejera ha subrayado que "si bien la necesidad de corregir la brecha digital no hace aparición entre las primordiales solicitudes de la gente mayores, sí que se comprueba como la actividad de la vida día tras día con mucho más inconvenientes para lograr desarrollarla sin apoyos, con lo que resultan de máxima relevancia los programas liderados a personas mayores para corregir esta brecha digital, los que ahora nos encontramos aplicando".

Según este estudio, que tiene por propósito detectar las pretensiones y solicitudes de la gente mayores y para el que se han entrevistado a 800, el 86% de la gente mayores de 65 años en Navarra elige vivir en la vivienda en el que radica en el caso de requerir asistencia para ciertas ocupaciones básicas de la vida día tras día, al tiempo que un diez% elige vivir en una vivienda de mayores, el 5% en un hogar amoldado, y el 2% de este colectivo elige residir en la vivienda del hijo y en una casa compartida.

También refleja que un 16% de la gente que viven solas sí irían a vivir a una vivienda para personas mayores, una alternativa que asimismo elegiría el 18% de la gente solteras en Navarra.

Estas cantidades, sin embargo, cambian frente a una situación de mayor necesidad, en el momento en que la asistencia es requerida para efectuar todas y cada una de las ocupaciones de la vida día tras día. En esta situación, la prioridad por la vivienda propio desciende, si bien prosigue siendo mayoritaria. Concretamente, un 64% de la gente encuestadas preferirían vivir en la vivienda en el que viven si necesitan de asistencia externa para efectuar sus ocupaciones, al tiempo que el 28% optaría por vivir en una vivienda para personas mayores y el 14%, por un hogar amoldado. Nuevamente, en esta situación, la vivienda del hijo, la vivienda compartida y otro género de hospedaje son las opciones menos nombradas.

Del mismo modo, las opciones según el estado civil de la persona son importantes: el 43% de las y los solteros eligen vivir en una vivienda para personas mayores, al tiempo que entre las y los viudos as esta alternativa es menos contemplada (19%). De entre ese porcentaje, el 6% elige vivir en la vivienda de un hijo o hija en el caso de requerir asistencia para todas y cada una de las ocupaciones de la vida día tras día.

El estudio del Observatorio de la Realidad Social asimismo registró con qué continuidad se sienten solas la gente mayores. De estos datos, predomina que la mayor parte de la gente entrevistadas (un 70%) no se siente sola prácticamente jamás o jamás; el 21%, rara vez; y el 9% siempre y en todo momento, la mayoria de las veces o bastantes ocasiones. De este 9%, el mayor porcentaje de personas que se sienten solas siempre y en todo momento, la mayoria de las veces o bastantes ocasiones está entre la gente mayores de 80 años, un 16% de ellas, en oposición al porcentaje de personas entre 65 y 79 años que se sienten solas siempre y en todo momento, la mayoria de las veces o bastantes ocasiones (7%).

Respecto al estado civil, el 74% de la gente separadas o divorciadas jamás siente soledad, y tampoco lo realiza el 69% de la gente casadas o que conviven en pareja y el 55% de los solteros. Por otro lado, la gente viudas sienten mayor soledad: del total de viudas y viudos, el 12% se siente siempre y en todo momento o la mayoria de las veces solos; el diez%, bastantes ocasiones; y el 36%, jamás.

Las personas que viven solas, por otro lado, sienten la soledad con una mayor frecuencia (el 23% la siente siempre y en todo momento, la mayoria de las veces y bastantes ocasiones) que las que viven con familiares u otra gente sin vínculo familiar (el 66% y el 65%, respectivamente, no la siente jamás).

Otra cuestión donde se enfoca el estudio es la realización de tareas y, en cinco de las seis tareas por las que se pregunta, mucho más del 75% de la gente asegura poder efectuarlas sin asistencia ni acompañamiento. Tan solo en ocupaciones donde es requisito el saber informático o tecnológico un 32% puede efectuarla sin asistencia, un 32% con asistencia, un 24% no puede llevarlo a cabo de ninguna forma y un 12% no lo hizo jamás.

Entre las ocupaciones donde mucho más autonomía tienen, resalta el precaución de la higiene y el precaución personal, algo que el 88% de la gente entrevistadas puede efectuar sin asistencia, seguido de conocer amigos y pasear (84%), llevar a cabo gestiones o recados (80%), efectuar tareas y arreglos familiares (78%) y tareas que requieran alguna planificación (76%). En esta última actividad, un 16% asegura no poder efectuarla en modo alguno, seguido de las tareas familiares y las gestiones (14%).

En cuanto a los servicios mucho más empleados en los últimos 12 meses, los encuestados resaltan primeramente la teleasistencia (11%), seguido de las ayudas económicas de las Administraciones por estar al precaución de personas mayores (9%), centros de personas mayores como la vivienda del jubilado (8%) y ayudas a residencia para tareas del hogar y cuidados personales (7%).

Las ayudas económicas de las Administraciones por estar al precaución de personas mayores son usadas en mayor proporción que el resto por la gente mayores de 80 años (14%) y por la gente viudas (13%). También las ayudas a hogar para tareas del hogar y cuidados personales son usadas en mayor proporción por la gente mayores de 80 años (14%) y las viudas (12%).

Según sus opciones para un futuro, la mucho más requerida es la asiste para residencia para tareas del hogar y cuidados personales (73%), seguida de las ayudas económicas de las Administraciones por estar al precaución de personas mayores (68%).

La teleasistencia es requerida por el 65% de la gente encuestadas y la asistencia para entrar a aparatos y sillas de ruedas es preferida por el 63%. Además, un 60% demanda el servicio de comida y lavandería y la asistencia para la adaptación de la vivienda.

Los centros de personas mayores, un centro de día para personas en situación de dependencia y una vivienda para estancia temporal son demandadas en menor medida (57% de los encuestados, 54% y 53%, respectivamente.

Más información

Cuatro de cada cinco mayores de 80 años eligen vivir en su casa en vez de en una vivienda