Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

Comienza el proyecto de Beloso con el trasplante de árboles y la tala de muchos otros.

Comienza el proyecto de Beloso con el trasplante de árboles y la tala de muchos otros.

De los 119 ejemplares existentes en la actualidad, 17 son aptos para el trasplante, mientras que el resto se destinan al apeo.

PAMPLONA, 18 Mar.

Los trabajos para construir el itinerario peatonal y ciclista que renovará la conexión entre Pamplona y Burlada por la cuesta de Beloso arrancan este lunes con el trasplante de 17 árboles que se encuentran en el tramo entre la gasolinera frente al Seminario y la entrada a la Ciudad Deportiva Amaya. Tras ser extraídos de raíz, se trasplantarán en la margen izquierda del río Arga, en la zona más cercana a Burlada y la Magdalena con el objetivo de "garantizar su viabilidad."

Así lo han dado a conocer este lunes en una rueda de prensa el concejal delegado de Gobierno Estratégico, Urbanismo, Vivienda y Agenda 2030 del Ayuntamiento de Pamplona, Joxe Abaurrea, el concejal delegado de Ciudad Habitable y Sostenible, Borja Izagirre, el director del área de Conservación Urbana y Sanidad, Patxi Iriarte, y la directora de Proyectos Estratégicos y Movilidad, Maialen Ariz.

El traslado de estos árboles, que finalizará antes de Semana Santa, se sustenta en un dictamen del Servicio de Zonas Verdes del Consistorio, que ha examinado "exhaustivamente" el estado actual del arbolado viario de la cuesta de Beloso para determinar la viabilidad de su integración en el nuevo itinerario. Dicho informe señala que "de los 119 ejemplares existentes en la actualidad, 17 son aptos para el trasplante, mientras que el resto se destinan al apeo dado su escaso valor ecológico."

Sin embargo, "todos ellos, más los ejemplares que han ido desapareciendo a lo largo de los años (64 en total), serán repuestos al final de la obra con especies más viables desde el punto de vista ecológico y ambiental."

En respuesta a los medios sobre si este apeo de un centenar de árboles podría afectar a las ayudas europeas para el proyecto, Abaurrea ha señalado que "no afecta en absoluto" y que "esto que vamos a hacer esta semana es una mejora en términos medioambientales respecto al proyecto original". Según ha destacado, el planteamiento inicial contemplaba "una tala mayor de árboles".

El trasplante lo realizará la empresa constructora, bajo la supervisión del área de Jardines, y se ha planificado para "minimizar lo máximo posible las afecciones de tráfico". En concreto, se "actuará árbol a árbol", extrayéndolos y replantándolos "para maximizar sus posibilidades de subsistencia". Esto permitirá que los cortes de tráfico "sean puntuales" ya que, además, se trabajará "solo en horas valle, no en horas punta", es decir, entre las 9.15 y las 12.30 horas, y entre las 15.15 y las 18.30 horas, aproximadamente.

Según el informe del servicio de Zonas Verdes, las obras del nuevo carril son una "oportunidad de crear y consolidar un corredor verde arbolado". No se contemplan más trasplantes porque la variedad más presente, el Ulmus Pumila, "presenta muchos problemas de mantenimiento y no ofrece viabilidad a futuro".

Según señala el estudio, "sus innumerables defectos de estabilidad hacen que esta especie sea de riesgo alto para su implantación y conservación en localizaciones de alcorque viario". De hecho, "decenas de árboles de esta especie han sido ya sustituidos por el Ayuntamiento en otras partes de la ciudad durante los últimos años".

Además, el informe destaca que "el arbolado en la zona presenta un estado de conservación estructural, fisiológico, patológico y biomecánico general muy deficiente por la escasez de espacio, la interferencia del tráfico rodado y las obras de reurbanización de pavimentos, entre otros motivos". Los técnicos de jardines sostienen en este informe que la eliminación de estos árboles "siempre compensando los apeos con especies adecuadas", permitirá crear una alineación "para los próximos ochenta o cien años"

En esa línea, recomiendan que, en cuanto finalicen las obras (se estima que la duración de estos trabajos se prolongará durante un año), el arbolado sea repuesto con "especies adecuadas" como Ginkgo biloba, Acer freemanii october glory, Tilia cordata greenspire y Liriodendron tulipifera.

El apeo del arbolado que Jardines estima que no se puede trasplantar "no será inmediato", sino que se hará cuando la obra en la Cuesta de Beloso "esté ya avanzada". Una vez concluidos estos trabajos de trasplante (primera fase) y después de Semana Santa, está previsto el comienzo de los trabajos propiamente dichos, con una segunda fase que consistirá en adecuar la mediana de la cuesta de Beloso.

Estas obras tendrán una duración aproximada de cinco semanas. La mediana reducirá su anchura a medio metro, manteniendo el bordillo actual de la calzada en sentido hacia Burlada. Las obras se ejecutarán por tramos e implicarán el corte del carril colindante con la mediana en sentido Pamplona, en el tramo en que se está trabajando. El carril hacia Burlada no se verá afectado.

Se prevé que, a partir de mediados de mayo, se desarrolle el grueso de la obra, con la construcción del voladizo, la reconstrucción de la acera y la adecuación del carril bici. Estas obras obligarán a mantener permanentemente cortado un carril en la calzada en sentido Pamplona, en este caso, el más próximo a la acera. El plazo de ejecución estimado de esta fase es de 10 a 11 meses y tampoco afectará al carril sentido Burlada.

En estas dos últimas fases de las obras sí se prevé "un impacto directo, destacado y continuado" dentro del flujo de tráfico que accede a Pamplona desde el norte, por lo que "ya se está trabajando, conjuntamente con Gobierno de Navarra, en un plan de contingencia".

Izagirre ha anunciado que los detalles de este plan se harán públicos en una rueda de prensa la semana que viene y ha adelantado que se prevé restringir los accesos a Beloso desde la ronda norte dejando sólo paso al transporte público y a parte del tráfico proveniente de Burlada, y que se ofrecerán recorridos alternativos con la advertencia de evitar los cuellos de botella que se pueden crear en la Cuesta de Labrit y calle Amaya.

El importe de las obras se divide en 3.655.604,90 euros para este año y 377.728,03 euros para 2025, importe incluido dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), financiado por la Unión Europea a través de los fondos Next Generation EU.

El itinerario ciclista y peatonal consiste en un carril bici bidireccional y segregado de la calzada, que se ubica en la margen derecha de la cuesta de Beloso, si se toma el sentido de circulación desde Burlada a Pamplona. El nuevo carril bici tendrá una longitud de 1.188 metros, desde la glorieta de la Cuesta de Beloso, hasta su intersección con la avenida de Baja Navarra.

El proyecto aprobado prevé la construcción de un voladizo de más de dos metros de ancho sobre el actual muro de contención del talud. Esta nueva superficie "permitirá realizar un nuevo reparto de los usos de la vía, ampliando el espacio disponible para el tránsito peatonal y separándolo de la circulación de las bicicletas".

El número de carriles de circulación de vehículos se mantiene, si bien se reduce la mediana y el ancho de los carriles motorizados para calmar el tráfico. De esta forma, se creará una acera peatonal de 3,60 metros y un carril bici de 2,70 metros, separado un metro tanto de la plataforma peatonal como del carril motorizado.