• lunes 26 de septiembre del 2022
728 x 90

Cinfa proporciona diez consejos para remover piojos frente al regreso de la normalidad a las salas

img

Seis de cada diez pequeños navarros tuvieron pediculosis antes de la pandemia

PAMPLONA, 5 Sep.

Tras mucho más de un par de años de pandemia en los que la incidencia de la pediculosis se ha achicado sensiblemente, es previsible que, con la supresión de las medidas de distanciamiento popular y de los conjuntos burbuja en los centros institucionales, se acrecienten las situaciones de piojos. Según el IX Estudio CinfaSalud 'Percepción y hábitos de los progenitores y mamás españoles frente a la pediculosis', efectuado en 2019 y avalado por la Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Social*(SEFAC), seis de cada diez pequeños y pequeñas navarros de entre 3 y 12 años (63,6%) tuvieron piojos en algún momento en los tres años precedentes a la pandemia de Covid-19.

Por ello, Cinfa da un decálogo para progenitores y mamás consejos para accionar en frente de los piojos. "En este momento que las situaciones sociales y sanitarias vuelven a ser las comunes de las de la época precovid, la pediculosis o infestación del cuero cabelludo y pelo por piojos va a regresar a constituir un problema médico de alta incidencia en las salas y hogares españoles, puesto que es de aguardar que los pequeños y pequeñas tengan nuevamente un accionar de mayor contacto entre ellos. Y ese contacto directo cabeza con cabeza es la primordial vía de contagio de los piojos. De hecho, hablamos de entre las dolencias mucho más infecciosas, al lado del resfriado, con lo que es lógico meditar que su propagación va a aumentar este curso", apunta Julio Maset, médico de Cinfa.

La investigación de Cinfa y SEFAC se apoya en un cuestionario en línea efectuado a una exhibe representativa de 3.072 progenitores y mamás españoles con hijos y también hijas de 3 a 12 años escolarizados -4.204 pequeños y pequeñas-, habitantes en todas y cada una de las Comunidades Autónomas. El estudio asegura, además de esto, que, en España, la pediculosis es mucho más recurrente en las pequeñas, puesto que seis de cada diez (55,8%) tuvieron piojos en los tres años anteriores a la pandemia, en frente de media parta de los pequeños (47,5%). "Este suceso se enseña por el hecho de que el pelo largo piensa una mayor área de transmisión para los parásitos y por el hecho de que, entre las pequeñas, son mucho más comunes los juegos de proximidad y son mucho más tendentes a comunicar productos de pelo", asegura Julio Maset.

En Navarra, el 95,8% de familias piensa que sus hijos o hijas se contagiaron de piojos en el instituto, si bien el 12,5% considera que lograron contraerlos en la piscina; el 8,3%, que pasó en ocupaciones extraescolares y el 4,2%, que sucedió en campamentos. Además, el 2,8% piensa que fue en otro sitio sin determinar y el 1,4%, que el contagio se causó en el ambiente familiar.

En su decálogo, Cinfa sugiere primeramente a los progenitores y mamás "comprender bien al enemigo". "Para remover los piojos de una forma eficiente, es requisito, primeramente, desterrar los falsos mitos cerca de ellos. Sobre todo, es esencial comprender que estos parásitos no vuelan ni brincan, sino se desplazan de manera rápida de un pelo a otro, lo que enseña su capacidad de contagio por contacto entre cabezas. También hay que rememorar que su presencia no está relacionada con una higiene deficiente, sino puede perjudicar a cualquier persona de cualquier estrato popular o económico", enseña.

En segundo sitio, Cinfa recomienda "precaución". "Si se notifican casos en tu ambiente, tomad las medidas precautorias primordiales para sostener los piojos lejos de las cabezas de nuestros hijos: revisad su pelo con una lendrera de manera regular, usad repelente y concienciadles de la necesidad de eludir el contacto de cabeza con cabeza y de canjear prendas u elementos personales que hayan podido estar en contacto con el pelo", añade.

Cinfa apunta asimismo la relevancia de estudiar a pasar la lendrera apropiadamente. "Hablamos de una herramienta muy eficiente tanto para hacer un diagnostico para remover los parásitos, pero su empleo necesita ser sistemático, en tanto que debe de pasarse mechón a mechón y de abajo arriba, realizando particular hincapié en la nuca y tras las orejas, tal como en la región del pelo a tres o 4 milímetros de la raíz. Antes de iniciar, poneos cómodos, colocad un paño blanco sobre los hombros del niño y aseguraos de tener una aceptable iluminación", muestra.

En en el caso de que se confirme que hay piojos, se sugiere comunicar al instituto. "Una observación a tiempo puede eludir que otros pequeños se infesten y el período vuelva a empezar. Por este fundamento, los progenitores y mamás tienen que asumir sin dilación su compromiso de reportar a los profesores, monitores u otros docentes de la existencia de piojos en su hogar, para que paralelamente alerten al resto de estudiantes", apunta Cinfa.

En quinto rincón, hay que escoger el régimen conveniente en la farmacia. "Si no tenéis claro cuál es el mucho más conveniente para tu hijo o hija, consultad al farmacéutico la opción mejor en su caso. También puede ser preciso soliciar consejo al médico si padece enfermedades dermatológicas o asma (casos en los que debería evadirse la utilización de espráis) o tiene menos de 2 años. Si la revisión con lendrera no ha podido confirmar la infestación, recurrid a un repelente, pero jamás a un pediculicida", enseña Cinfa.

En ese sentido, y como sexta recomiendación, se sugiere no confiar en tratamientos caseros. "Por una sección, la efectividad pediculicida de substancias como la mahonesa, el aceite de oliva, la mantequilla, o la vaselina es nula o no está probada. Por otra, otros antídotos como el alcohol o el keroseno, aparte de irritar el cuero cabelludo, son tóxicos, incendiables y, por consiguiente, peligrosos. En la situacion del vinagre, puede contribuir a despegar las liendres, pero por sí mismo no es con la capacidad de matar al piojo y, en concentraciones altas, asimismo puede irritar el cuero cabelludo", asegura Cinfa.

A continuación, se aconseja proseguir "literalmente" las normas del desarrollador en el momento en que se use el pediculicida. "Una vez aplicado sobre el pelo seco, pasad la lendrera para sacar los piojos fallecidos y las liendres y, después, lavad la cabeza con el champú frecuente y aclarad. Recordad que unicamente se deben tratar con pediculicida los integrantes de la familia que estén plagados. Para el resto, está correcto el repelente", enseña.

Como octavo apartado del decálogo, se aconseja no usar secadores y se sugiere, tras el aclarado, dejar que el pelo se seque al aire libre, jamás con secador, en tanto que el calor inactiva el efecto insecticida residual del producto y este pierde efectividad.

Otro de los consejos es extremar la higiene en el hogar. Cuando alguien en el hogar tuvo piojos, los peines o cepillos han de ser lavados con pediculicidas o hervidos en agua. La ropa -incluyendo la de cama- y las toallas u otras prendas que haya utilizado la persona con piojos a lo largo de los un par de días precedentes se deben lavar con agua ardiente (60ºC) y/o secarse en la secadora a la máxima temperatura viable. Lo que no logre limpiarse o lavarse apropiadamente, hay que almacenar en una bolsa de plástico sellada a lo largo de cuando menos una semana. También debe de pasarse el aspirador por el suelo y los muebles, pero no es requisito fumigar la vivienda o emplear sprays con insecticidas.

Finalmente, Cinfa sugiere no bajar la guarda en los días siguientes. Durante las un par de semanas siguientes al régimen pediculicida, hay que regresar a comprobar con la lendrera la cabeza del hijo o hija a días alternos o, aun, todos los días. Si a los siete días se prosiguen advirtiendo piojos o liendres, va a ser preciso reaplicar el pediculicida. Posteriormente, es conveniente efectuar exámenes visuales cada 2 o tres semanas, hasta cerciorarse de que todos y cada uno de los piojos y liendres han fallecido. También va a ser preciso reiterar las medidas precautorias como comprobar la cabeza de toda la familia.

Más información

Cinfa proporciona diez consejos para remover piojos frente al regreso de la normalidad a las salas