Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

Bomberos navarros rescatan en 45 ocasiones gracias a su equipo de rescate acuático

Bomberos navarros rescatan en 45 ocasiones gracias a su equipo de rescate acuático

El Grupo de Rescate Acuático (GRA) del Servicio de Bomberos de Navarra ha realizado en 2023 un total de 45 intervenciones, lo cual representa una disminución en comparación con los años anteriores. En 2022 se llevaron a cabo 54 intervenciones y en 2021 se realizaron 64. Es importante destacar, sin embargo, que las intervenciones de salvamento se mantuvieron en números similares a los años anteriores, con un total de 36 en 2023, 37 en 2022 y también 37 en 2021.

Las intervenciones de rescate en el medio acuático fueron las más numerosas dentro de las operaciones de salvamento, con un total de 29 en 2023. Esto representa una disminución en comparación con las 35 intervenciones realizadas tanto en 2022 como en 2021.

Además, se destaca que en 2023 se llevaron a cabo cuatro intervenciones de rescate de cadáveres en varios puntos de la región, incluyendo el río Arga en Pamplona, el embalse de Alloz, la foz de Lumbier y el río Aragón en Mélida. En contraste, en 2022 no se registraron rescates de este tipo y en 2021 solo se realizaron dos, según ha informado el Gobierno de Navarra.

En cuanto a la protección del medio ambiente, se realizó una operación de control de vertidos dañinos al medio ambiente en 2023, mientras que en 2022 y 2021 se llevaron a cabo tres intervenciones de este tipo. Esto demuestra el compromiso del GRA en la preservación del entorno natural.

Un evento destacado llevado a cabo por el GRA a finales de diciembre de 2023 fue una maniobra de rescate en superficie en el parque fluvial del Arga. Esta actividad, realizada periódicamente por el equipo, consistió en cinco miembros del GRA montados en una barca ligera raft, moviéndose contracorriente para acercarse a una pasarela y evaluar la acumulación de restos arrastrados por el río. Esta práctica es fundamental para mantenerse preparados y listos para actuar en situaciones de emergencia.

En esta maniobra, uno de los buzos del equipo entró al agua y se dejó arrastrar por la corriente hasta la zona de la pasarela, donde otros miembros del equipo esperaban para lanzar una cuerda de rescate en caso de que un cuerpo llegara flotando a su altura. Esto demuestra la destreza y coordinación del equipo en situaciones de rescate en el agua.

Alberto Garde, suboficial de bomberos y responsable del GRA, explicó que este tipo de rescate solo se puede llevar a cabo si la persona está consciente y puede colaborar con el rescate, es decir, si no tiene lesiones y no sufre de hipotermia. En estas situaciones, es crucial que la persona pueda agarrarse a la cuerda de rescate. Garde también mencionó que este tipo de rescate se realiza cuando los rescatadores se encuentran cerca de la persona que ha caído al agua.

Otro tipo de maniobra que el GRA realiza es cuando el rescatador se lanza al agua y rescata a la persona que está flotando, ayudándola a salir. Esta técnica se utiliza cuando la persona no puede colaborar con el rescate debido a inconsciencia, hipotermia u otras circunstancias que le impidan participar activamente.

Después de un rescate exitoso, es importante encontrar el lugar adecuado para salir del agua. Garde explicó que es fundamental comprender cómo funciona el río y cómo cambian las corrientes, ya que no siempre es posible salir por cualquier lado. Al igual que en el mar, es necesario aprovechar las zonas donde la corriente ayuda a avanzar y evitar nadar contra la corriente. Mantener la calma y aplicar estos conocimientos son clave para un rescate exitoso.

El Grupo de Rescate Acuático (GRA) del Servicio de Bomberos de Navarra se estableció en 1983 y está dirigido por un suboficial de bomberos. En la actualidad, cuenta con 21 buzos que también son bomberos en diferentes parques de Navarra. Además de las labores de extinción de incendios, estos profesionales realizan tareas específicas de rescate acuático cuando se necesitan.

Las intervenciones del GRA abarcan diversas áreas, como la búsqueda y rescate de personas, animales y bienes en superficie y zonas sumergidas, así como el manejo de situaciones de inundaciones y avenidas de agua. También se encargan de proteger el medio ambiente en aguas interiores, respondiendo a vertidos contaminantes mediante la instalación de barreras de contención o absorción según las circunstancias. Además, prestan apoyo técnico a otros servicios, como cuerpos policiales, en la búsqueda de personas y objetos desaparecidos bajo el agua en Navarra.

Los miembros del GRA reciben una formación especializada en buceo en condiciones de poca visibilidad y corrientes, situaciones en las que suelen operar. Además, están capacitados en rescates en superficie, aguas bravas e inundaciones. Para mantenerse actualizados, realizan un mínimo de 72 horas de prácticas específicas al año y se capacitan en nuevas técnicas de búsqueda y rescate.

Los equipos de trabajo del GRA están compuestos por cuatro miembros: dos buzos en el agua, un jefe de equipo y otro buzo listo para actuar en caso de una emergencia. Esto garantiza que siempre haya un mínimo de cuatro buzos disponibles en Navarra para intervenir de manera inmediata. En caso de necesidad, el resto del equipo se activa gradualmente de acuerdo con la duración de la operación.