• viernes 3 de febrero del 2023
728 x 90

BBVA Research prevé un desarrollo del PIB de Navarra del 3,5% para 2022 y baja al 0,2% la del 2023

img


PAMPLONA, 25 Oct.

El informe 'Situación Navarra 2022' de BBVA Research prevé un desarrollo del PIB de Navarra del 3,5% para 2022 y baja del 0,8% al 0,2% la del 2023. Esta previsión significa una desaceleración de 1,3 puntos porcentuales respecto al desarrollo del 4,8% registrado en la red social en 2021.

El estudio, anunciado este martes por el economista jefe para España en BBVA Research, Miguel Cardoso, y el directivo de la Territorial Norte de BBVA, Carlos Gorría, recopila que, de cumplirse estas previsiones, la Comunidad foral crearía cerca de 6.900 nuevos puestos de empleo entre 2021 y 2023, lo que ubicaría la tasa de paro sutilmente bajo el diez%, entre las mucho más bajas de España.

Estas previsiones podrían ser revisadas en alza si se aprecia una contención de la indecisión y una relajación en los cuellos de botella, y si las exportaciones de recursos, adjuntado con los fondos Next Generation EU (NGEU), alcanzan acelerarse en todo el próximo año.

El informe asimismo refleja que el "efecto positivo sobre el consumo de la vacunación extendida contra la COVID-19 favoreció en mayor medida a las comunidades turísticas" y que "comunidades industriales y con foco en grupo y automóvil, como Navarra, vieron su restauración mucho más limitada por los cuellos de botella que afectan a sus recursos y por el incremento en el coste de la energía".

Según BBVA Research, el mercado de trabajo navarro, "que recobró el año pasado el nivel de afiliación a la Seguridad Social antes de la crisis, continuó con su inclinación alcista a lo largo de la primera mitad de año, pero con un menor desarrollo que el grupo nacional".

En este sentido, la industria navarra, y de manera especial los campos de recursos de consumo duradero y recursos de aparato "siguen sin recobrar los escenarios precrisis, al tiempo que la del grupo de España, mucho más volcada en recursos de consumo no duradero y también intermedios, recobró ahora los escenarios anteriores a la pandemia".

Concretamente, la industria de recursos de aparato en Navarra "sostiene todavía escenarios de producción 28 puntos porcentuales bajo el nivel previo a la crisis".

Según el estudio, la economía navarra "se mostró muy activa" en el primer semestre del presente año, y de este modo lo patentizan datos como el gasto con tarjeta en TPV de BBVA, la afiliación a la Seguridad Social o la producción industrial. Sin embargo, la información mucho más reciente apunta a un "estancamiento" desde el último trimestre.

Así, tras un primer período de tres meses "muy dinámico", los datos de tarjetas, una vez deflactados, "patentizan una desaceleración de la actividad en el último trimestre, particularmente en lo asociado con los servicios personales y con el ámbito turístico". Aun de esta manera, la ralentización fue menor que en otras geografías españolas exponiendo incrementos próximos al diez% del gasto real.

Por su parte, con en comparación con mercado de trabajo, "sigue el dinamismo" fuera del área urbana de Pamplona en el último trimestre, pero los datos de empleo en la ciudad más importante frenan los datos del grupo de la zona, y se estima que esto siga en próximos trimestres.

Para el año próximo, BBVA Research prevé una "esencial desaceleración" del desarrollo económico mirando a la baja el desarrollo en 6 décimas en relación a lo que se espera en el mes de julio del actual año y situándolo en el en el 0,2%. Los primordiales componentes de esta ralentización son la moderación en el consumo, la mayor inflación y el alza en las clases de interés.

El ámbito de restauración pensado para los próximos trimestres podría verse perjudicado por el incremento de la inflación, debido en parte al alto coste de la energía. Tras haber superado el 11% en el mes de junio y julio, la inflación "empieza a remitir levemente" y el apunte de septiembre "apunta a una exclusiva reducción", si bien prosigue en el diez%, un punto sobre la de España. Pese a esta optimización, se sostendrá "elevada en el transcurso de un tiempo y presionará en alza los sueldos y los costos".

Asimismo, "si bien el encontronazo directo de la caída de la demanda en las economías de Rusia y Ucrania es achicado, el encarecimiento de los comburentes y de las materias primas limita en mayor medida la restauración de las ubicaciones industriales y piensa un reto para su competitividad". A esto se añade el efecto de la guerra en Ucrania en los costos de otros artículos "importantes" en la zona como son los fertilizantes.

En todo caso, el corte sobre estas previsiones va a depender de las medidas públicas para mitigar los efectos del enfrentamiento en Europa del Este sobre compañías y familias, tal como del tiempo que se alargue este contexto.

A pesar "de la indecisión global, los cuellos de botella y la alta inflación", las exportaciones en Navarra "detallan alguna fortaleza". Se espera que "los inconvenientes de escasez de contenedores se resuelvan paulativamente" y, en este contexto, las exportaciones de vehículos navarras "podrían superar favorablemente el año próximo".

Respecto a las exportaciones de otros recursos, éstas avanzaron a un ritmo inferior al del grupo nacional, "lastradas primordialmente por el accionar de las semimanufacturas".

Según BBVA Research, el reparto de los fondos de europa del REACT-UE y el Plan de Recuperación "prosigue continuando" y ahora consigue los 2,5 puntos del PIB nacional, pero con una "elevada heterogeneidad".

Canarias y Extremadura se sostienen como las mucho más favorecidas, con un volumen de fondos asignados equivalentes al 4,7% y al 4% de su PIB regional hasta septiembre. Respecto a la Comunidad foral, en la época de septiembre, los fondos NGEU ahora significan 2,5 puntos porcentuales de su PIB regional, "online con la media de españa y su nivel de renta".

Más información

BBVA Research prevé un desarrollo del PIB de Navarra del 3,5% para 2022 y baja al 0,2% la del 2023