Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

Asiron admite que Erripagaña podría convertirse en un barrio de Pamplona, pero afirma que la decisión final recae en los vecinos.

Asiron admite que Erripagaña podría convertirse en un barrio de Pamplona, pero afirma que la decisión final recae en los vecinos.

El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, ha señalado que la reunión con los otros 3 municipios es un "punto de inflexión" para alcanzar "soluciones definitivas" para la zona.

PAMPLONA, 16 de mayo.

Asiron ha expresado que es "una posibilidad plausible que Erripagaña entre a formar parte como uno más de los barrios de Pamplona". Sin embargo, ha enfatizado en que "quien tendrá la última palabra es la ciudadanía".

Estas declaraciones fueron dadas a periodistas luego de la reunión sostenida entre los alcaldes de Pamplona, Burlada, Huarte y Valle de Egüés. Asiron destacó la importancia de este encuentro y lo calificó como "muy positivo", resaltando el clima de colaboración y compromiso.

El alcalde subrayó el compromiso de los cuatro municipios para resolver un problema que la comunidad de Erripagaña lleva planteando desde hace tiempo. Indicó que esta reunión marca un cambio significativo en la situación previa de estancamiento, dando paso a soluciones concretas consensuadas entre los ayuntamientos y respaldadas por la ciudadanía local.

En el encuentro se acordó además renovar convenios relevantes para Erripagaña, como los relacionados con seguridad ciudadana, limpieza y jardines, servicios que se coordinan desde 2016 y que ahora serán actualizados a nivel técnico para garantizar su continuidad.

También se estableció un proceso participativo que iniciará después del verano y concluirá en abril de 2025. Este proceso constará de tres fases: estudios técnicos, información y consulta a la ciudadanía en abril de 2025, con preguntas claras y vinculantes.

Asiron mencionó que las posibilidades para el futuro de Erripagaña son diversas y abarcan desde mantener la situación actual hasta una integración total como barrio de Pamplona, decisión que dependerá de las administraciones y, finalmente, de la ciudadanía.

En cuanto a la dotación de servicios durante el proceso participativo, el Ayuntamiento de Pamplona se comprometió a adelantar el coste del proyecto de Civivox, mientras que otros servicios como escuelas infantiles y centro de salud estarán bajo la responsabilidad del Gobierno de Navarra.