• viernes 3 de febrero del 2023
728 x 90

Ana Ollo visita los trabajos de montaje de la puerta de la vieja prisión de Pamplona

img

PAMPLONA, 4 Ene.

La consejera de Relaciones Ciudadanas del Gobierno de Navarra, Ana Ollo, ha visitado este miércoles los trabajos de montaje de la puerta de la vieja prisión de Pamplona en el del sol donde se ubicaba la vieja prisión provincial de Pamplona. En la cita estuvo acompañada por el directivo general de Paz Convivencia y Derechos Humanos, Martín Zabalza, y por el directivo del Instituto Navarro de la Memoria, Josemi Gastón.

Este espacio fue proclamado por el Gobierno de Navarra como Lugar de la Memoria Histórica de Navarra el 22 de diciembre de 2020, en un convenio en el que se comprometía a hacer en el espacio que ocupaba este viejo centro carcelario, un memorial "resignificándolo como área de transmisión de la memoria".

La consejera ha recordado en su intervención que hablamos de "un espacio que estuvo asociado en la memoria de múltiples generaciones a distintas enfrentamientos y luchas sociales como, por poner un ejemplo, el importancia que tuvo en los noventa con el movimiento de insumisión al servicio militar obligación, pero asimismo resalta el papel que desempeñó tras el golpe para derrocar al gobierno de julio de 1936".

La consejera Ollo ha amado asimismo agradecer "que este emprendimiento fué viable por el impulso del Instituto Navarro de la Memoria y de la Dirección General de Paz, Convivencia y Derechos Humanos y por la buena predisposición del Ayuntamiento de Pamplona, de Instituciones Penitenciarias y de la Dirección de la Cárcel de Pamplona". "Y lo fué asimismo por la reivindicación persistente del movimiento memorialista, particularmente el de AFFNA36", ha añadido.

Por último, la consejera ha señalado que "es propósito del Gobierno de Navarra que en algunas semanas se celebre en este sitio un acto de inauguración público al que se convocará a representantes públicos, asociaciones memorialistas, familiares y a toda la sociedad por norma general".

La vieja prisión provincial de Pamplona fue estrenada en 1908 y estuvo en servicio hasta su derribo en 2012. Contaba con 194 celdas, 4 patios y tres plantas. "Unas instalaciones claramente deficientes para albergar el elevado número de presos y presas encerradas, sin garantía y de forma precautoria, tras el golpe para derrocar al gobierno que pretendía derruir al gobierno legítimo republicano", indicó el Ejecutivo.

Muchas de aquellas personas fueron conducidas para su asesinato a distintas rincones de la geografía navarra, como Ibero, Etxauri, El Perdón, Paternáin o Valcardera, entre otros muchos. A lo largo de toda la guerra prosiguieron desfilando por la prisión varios presos atentos de juicio, para cumplir condena o para ser mandados a otro destino. Durante la dictadura franquista sus muros prosiguieron protegiendo tanto a presos sociales como políticos.

Hasta 1940 el número de personas presas era muy mayor a la aptitud para la que se encontraba desarrollada. En 1940 la dirección de la prisión provincial aseguraba tener mucho más de 2.000 presos. En total, según datos del informe sobre cautividad elaborado por el FDMHN 7.364 personas pasaron por la prisión provincial desde 1936. Al menos 425 fueron víctimas de asesinato, la mayoria de las veces en las sacas a las que se hizo referencia, indicó el Gobierno.

Los testimonios que se preservan sobre la vida en prisión resaltan las "penosas condiciones higiénico-sanitarias", pero más que nada "el tiempo de terror que se vivió en el interior, donde los presos eran siendo conscientes de los continuos homicidos bajo el aspecto de puesta en independencia o traslado".

El diez de junio de 2022 se firmó un convenio entre el Ministerio del Interior (Secretaría General de Instituciones Penitenciarias), los departamentos de Economía y Hacienda y de Relaciones Ciudadanas del Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona para la utilización de los restos arquitectónicos de la vieja prisión de Pamplona. En preciso, las piedras que componían la puerta interior de ingreso a la prisión.

Una vez cedidas las piedras, el Gobierno de Navarra, a través del departamento de Relaciones Ciudadanas, ha creado y financiado la iniciativa de restauración de esa puerta en un espacio vaciado de su contenido en el último siglo, desde el momento en que hace una década se demolió el edificio de la prisión. La puerta, puesta en el espacio aproximado que ocupaba la puerta exterior es "un símbolo que sostendrá viva la memoria de quienes fueron castigados" aparte de transformarse en "una ocasión mucho más para desarrollar valores de paz y convivencia", ha señalado el Ejecutivo foral.

Más información

Ana Ollo visita los trabajos de montaje de la puerta de la vieja prisión de Pamplona