Crónica Navarra.

Crónica Navarra.

Alcaldes exigen respeto a la autonomía de Navarra tras cancelación de transferencia de Tráfico

Alcaldes exigen respeto a la autonomía de Navarra tras cancelación de transferencia de Tráfico

En Pamplona, este sábado, alrededor de 300 personas se han reunido para exigir "respeto para Navarra y su capacidad de autogobierno" después de la sentencia del Tribunal Supremo que anula la transferencia de la competencia de Tráfico y Seguridad Vial a la Comunidad foral.

La protesta tuvo lugar en el Paseo Sarasate y fue convocada por los promotores del manifiesto 'Nafarroa defendatu. Defendamos Navarra', que se presentó la semana pasada y cuenta con el respaldo de 122 alcaldes de municipios navarros.

Entre los participantes se encontraban el presidente del Parlamento de Navarra, Unai Hualde, los consejeros del Gobierno foral, Ana Ollo y José Mª Aierdi, el presidente de la Federación Navarra de Municipios y Concejos, Xabier Alcuaz, el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron; así como la diputada de EH Bildu Bel Pozueta y la senadora autonómica Uxue Barkos, de Geroa Bai. También estuvieron presentes parlamentarios y concejales de ambas formaciones.

Los alcaldes de Burlada, Berta Arizkun, y de Torres del Río, Alfredo Agós, leyeron el texto del manifiesto en castellano y euskera, en el que calificaron la sentencia del Supremo como un "ataque a la voluntad política mayoritaria de Navarra, a los derechos históricos y al autogobierno", considerándola como parte de un "impulso político recentralizador del Estado".

Además, destacaron la importancia de encontrar soluciones legales para abordar la situación creada por la sentencia, a través del papel primordial de las instituciones navarras.

Los firmantes del manifiesto advierten que la sentencia del Tribunal Supremo tiene una gran relevancia política, negándose a aceptarla y calificándola como un ataque a la voluntad política de Navarra, a sus instituciones, a los fueros y al marco de autogobierno.

Asimismo, defienden que las competencias históricas de Navarra no deben depender de decisiones ajenas a la voluntad democrática de los ciudadanos, ni someterse a dinámicas recentralizadoras. Subrayan que es fundamental adoptar una postura firme para evitar futuras situaciones similares.

Enfatizan la necesidad de respetar la capacidad de Navarra para gobernarse a sí misma y desarrollar políticas públicas que impactan directamente en la vida de los ciudadanos.